Conejos para tener un descanso reparador… ¡Síguelos!

Estos consejos pueden ayudar a tu cuerpo a reponerse de las actividades del día a día. ¡No te los pierdas!

 

Un descanso reparador puede garantizarte una mañana feliz y un día productivo, sin embargo, en ocasiones no le damos la importancia debida.

Las Divinas abordaron el tema con experiencias personales, pero aquí encontrarás tips que te pueden ayudar a dormir mejor.

Para empezar, es importante que consideres las actividades diarias, los hábitos de alimentación y la hora a la que duermes, ya que influyen de manera determinante al momento de ir a la cama para conciliar el sueño.

Por ejemplo, tener un horario establecido para dormir y levantarse, genera en tu cuerpo una memoria y eventualmente será más fácil lograr descansar porque tu organismo ya estará preparado.

MIRA: RÉPLICA CAPILLA SISXTINA ¡POR MANOS MEXICANAS!

Incluso los espacios en los que te desenvuelves pueden ser un factor que ayuda a inducir al sueño, como los lugares oscuros,  o tener dificultades al dormir al estar expuesto a lugares muy iluminados, esto tiene que ver con los ciclos de sueño regulados por la melatonina en función de la luz.

Una cama cómoda en un ambiente relajado y a buena temperatura, también pueden resultar ser una gran ayuda para dormir, que al mismo tiempo, puede ayudarte a bajar tus niveles de estrès, y para tal efecto, también puedes realizar respiraciones profundas.

Sin embargo aún se puede trabajar en más detalles, como ubicar la mejor postura para dormir. Este es un asunto personal y de autoconocimiento, así que tendrás que identificar cuál te funciona mejor.

Dormir boca arriba, por ejemplo, puede resultar benéfico para quienes padecen de reflujo, ya que lo reducen. También evita el dolor de cuello y espalda. Pero como todo tiene un lado negativo, tendrás que preparar a tu pareja si tienes compañía, ya que esta posición provoca ronquidos, claro si no cuentas con una almohada adecuada que brinde soporte a tu cabeza y cuello.

Si prefieres dormir del lado, te tenemos una gran noticia: Evita el dolor de cuello y espalda además de reducir el ronquido, sin embargo, es probable que no te sientas cómoda con tus senos.

Pero si la posición fetal es lo tuyo, esta no es muy recomendable, pues a pesar de evitar los ronquidos puedes presentar dolor de cuello al día siguiente, además de presionar tus pechos.

No obstante, dormir boca abajo es lo peor, ya que te garantiza dolor de cuello y espalda al despertar.

¡Pon en práctica estos sencillos consejos!

 

 

 

 

Un descanso reparador puede garantizarte una mañana feliz y un día productivo, sin embargo, en ocasiones no le damos la importancia debida.

Las Divinas abordaron el tema con experiencias personales, pero aquí encontrarás tips que te pueden ayudar a dormir mejor.

Para empezar, es importante que consideres las actividades diarias, los hábitos de alimentación y la hora a la que duermes, ya que influyen de manera determinante al momento de ir a la cama para conciliar el sueño.

Por ejemplo, tener un horario establecido para dormir y levantarse, genera en tu cuerpo una memoria y eventualmente será más fácil lograr descansar porque tu organismo ya estará preparado.

MIRA: RÉPLICA CAPILLA SISXTINA ¡POR MANOS MEXICANAS!

Incluso los espacios en los que te desenvuelves pueden ser un factor que ayuda a inducir al sueño, como los lugares oscuros,  o tener dificultades al dormir al estar expuesto a lugares muy iluminados, esto tiene que ver con los ciclos de sueño regulados por la melatonina en función de la luz.

Una cama cómoda en un ambiente relajado y a buena temperatura, también pueden resultar ser una gran ayuda para dormir, que al mismo tiempo, puede ayudarte a bajar tus niveles de estrès, y para tal efecto, también puedes realizar respiraciones profundas.

Sin embargo aún se puede trabajar en más detalles, como ubicar la mejor postura para dormir. Este es un asunto personal y de autoconocimiento, así que tendrás que identificar cuál te funciona mejor.

Dormir boca arriba, por ejemplo, puede resultar benéfico para quienes padecen de reflujo, ya que lo reducen. También evita el dolor de cuello y espalda. Pero como todo tiene un lado negativo, tendrás que preparar a tu pareja si tienes compañía, ya que esta posición provoca ronquidos, claro si no cuentas con una almohada adecuada que brinde soporte a tu cabeza y cuello.

Si prefieres dormir del lado, te tenemos una gran noticia: Evita el dolor de cuello y espalda además de reducir el ronquido, sin embargo, es probable que no te sientas cómoda con tus senos.

Pero si la posición fetal es lo tuyo, esta no es muy recomendable, pues a pesar de evitar los ronquidos puedes presentar dolor de cuello al día siguiente, además de presionar tus pechos.

No obstante, dormir boca abajo es lo peor, ya que te garantiza dolor de cuello y espalda al despertar.

¡Pon en práctica estos sencillos consejos!

 

 

 

Comenta ahora