Pudor, la caja de seguridad de tu intimidad

Las Netas Divinas hablaron sobre los temas ante los cuales son pudorosas en la emisión anterior... ¡aquí tenemos más información!

Cada mujer y hombre tiene un parámetro personal entre lo privado y lo público enmarcando su nivel de pudor y las Netas Divinas hablaron de este tema en su emisión más reciente.

Para intentar comprender un poco más este concepto, se dice que el pudor es un mecanismo de protección ante la posibilidad de convertirnos en un instrumento de placer o incluso de defensa ante el peligro de que alguien quiera poseernos sin autorización.

No obstante, el pudor también se forma a través de una estructura cultural con base a ciertas reglas que mantienen el buen gusto y las buenas costumbres mismas que están en constante transformación. Por ejemplo, los países islámicos legitiman que las mujeres cubran todos sus cuerpos.

Sin embargo, no sólo depende de reglas generales, pues también depende del contexto, es decir, el lugar, evento, hora, entre otros factores, que determinarán si es adecuado usar una falda o un traje de baño.

Es entonces que cada persona valora los patrones sociales y establece una media con relación a su personalidad en donde se puede evidenciar algún complejo o inseguridad al mostrar un pudor excesivo.

Esto también tiene que ver con los estándares de belleza inaccesibles, pues una persona al tener una apariencia distante de los modelos, tiende a sentir vergüenza. Incluso las palabras y piropos pueden alterar a algunas personas.

Y regresando al punto de partida, el pudor como reacción que intenta preservar lo íntimo, se convierte también en una expresión de poseernos a nosotros mismo, una manifestación de libertad al tomar decisiones que nos afectan directamente y en esa libertad donde no existen miedos, retomamos la frase de Carlo Dossi:

“El pudor inventó los vestidos para disfrutar más de los desnudos”

…Claro, para ese alguien especial que está reservado.

¡No te pierdas la repetición el sábado a las 8:30PM!

Cada mujer y hombre tiene un parámetro personal entre lo privado y lo público enmarcando su nivel de pudor y las Netas Divinas hablaron de este tema en su emisión más reciente.

Para intentar comprender un poco más este concepto, se dice que el pudor es un mecanismo de protección ante la posibilidad de convertirnos en un instrumento de placer o incluso de defensa ante el peligro de que alguien quiera poseernos sin autorización.

No obstante, el pudor también se forma a través de una estructura cultural con base a ciertas reglas que mantienen el buen gusto y las buenas costumbres mismas que están en constante transformación. Por ejemplo, los países islámicos legitiman que las mujeres cubran todos sus cuerpos.

Sin embargo, no sólo depende de reglas generales, pues también depende del contexto, es decir, el lugar, evento, hora, entre otros factores, que determinarán si es adecuado usar una falda o un traje de baño.

Es entonces que cada persona valora los patrones sociales y establece una media con relación a su personalidad en donde se puede evidenciar algún complejo o inseguridad al mostrar un pudor excesivo.

Esto también tiene que ver con los estándares de belleza inaccesibles, pues una persona al tener una apariencia distante de los modelos, tiende a sentir vergüenza. Incluso las palabras y piropos pueden alterar a algunas personas.

Y regresando al punto de partida, el pudor como reacción que intenta preservar lo íntimo, se convierte también en una expresión de poseernos a nosotros mismo, una manifestación de libertad al tomar decisiones que nos afectan directamente y en esa libertad donde no existen miedos, retomamos la frase de Carlo Dossi:

“El pudor inventó los vestidos para disfrutar más de los desnudos”

…Claro, para ese alguien especial que está reservado.

¡No te pierdas la repetición el sábado a las 8:30PM!

Comenta ahora