Correr riesgos… ¡Sólo es de valientes y visionarios curiosos!

Las Divinas hablaron la Neta sobre la valentía y las características que definen a una persona como valiente

Son muchas situaciones en la vida que nos exigen valentía, sin embargo no siempre es sencillo. Las Netas Divinas nos compartieron su visión y su experiencia con relación a esta apreciada virtud.

Sin embargo aún hay mucho más que decir al respecto, pues no es la simple capacidad de afrontar de manera voluntaria alguna situación, pues hay circunstancias más complicadas que otras, pero una persona valiente no se detendrá, se atreverá a hacer lo que es necesario a pesar de correr un gran riesgo.

Hace falta aclarar que un valiente no se atreve a correr esos riesgos porque no tenga miedo, sino que a pesar de éste, toma acción, quitándole poder a ese temor.

Las personas valientes no pierden ninguna oportunidad y desarrollan una actitud de exploradores, pues su gran curiosidad, atrevimiento y reto consigo mismos, los lleva a dar pasos a pesar de ser señalados como soñadores y hasta irreales, sin entender que sus decisiones son parte de su pasión e inercia de ir por aquello que quieren; como quienes vieron otras tierras más allá del mar o consideraron posible crear algo que iluminara como el sol o quienes creyeron que se podría cruzar el espacio.

Esta clase de personas, son el opuesto directo de aquéllas que piensan que “no se puede”, sin antes intentarlo y de este modo evitar los sinsabores de la vida, los cuales están implícitos en la dualidad perfecta de la existencia: tristeza-felicidad, luz-oscuridad, alto-bajo.

El punto de inspiración puede ser su propia felicidad o el ayudar a otros, sin embargo también existen aquéllos valientes que han desarrollado una adicción a la adrenalina.

Y tú, ¿te consideras valiente?

Son muchas situaciones en la vida que nos exigen valentía, sin embargo no siempre es sencillo. Las Netas Divinas nos compartieron su visión y su experiencia con relación a esta apreciada virtud.

Sin embargo aún hay mucho más que decir al respecto, pues no es la simple capacidad de afrontar de manera voluntaria alguna situación, pues hay circunstancias más complicadas que otras, pero una persona valiente no se detendrá, se atreverá a hacer lo que es necesario a pesar de correr un gran riesgo.

Hace falta aclarar que un valiente no se atreve a correr esos riesgos porque no tenga miedo, sino que a pesar de éste, toma acción, quitándole poder a ese temor.

Las personas valientes no pierden ninguna oportunidad y desarrollan una actitud de exploradores, pues su gran curiosidad, atrevimiento y reto consigo mismos, los lleva a dar pasos a pesar de ser señalados como soñadores y hasta irreales, sin entender que sus decisiones son parte de su pasión e inercia de ir por aquello que quieren; como quienes vieron otras tierras más allá del mar o consideraron posible crear algo que iluminara como el sol o quienes creyeron que se podría cruzar el espacio.

Esta clase de personas, son el opuesto directo de aquéllas que piensan que “no se puede”, sin antes intentarlo y de este modo evitar los sinsabores de la vida, los cuales están implícitos en la dualidad perfecta de la existencia: tristeza-felicidad, luz-oscuridad, alto-bajo.

El punto de inspiración puede ser su propia felicidad o el ayudar a otros, sin embargo también existen aquéllos valientes que han desarrollado una adicción a la adrenalina.

Y tú, ¿te consideras valiente?

Comenta ahora