PUBLICIDAD

Yolanda Acosta

Ludwika Paleta

Huérfana de padre y sin el afecto de su madre, Yolanda decide huir de casa, lo que frustra el plan de su madre, quien intenta venderla. Un año después regresa embarazada de Cristina, quien logra desbaratarla por dentro.

Tras un intento fallido de un secuestro que emprede Yolanda, es capturada y enviada al reclusorio de San Fernando, donde conoce a “El Centauro” y a Gerardo quien le mostrará otra versión de la vida mucho más amable.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Y en facebook