‘No estoy lista para morir’: Shannen Doherty, de Beverly Hills 90210, habla de su cáncer terminal

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz de 49 años está peleando contra el cáncer de mama que le fue diagnosticado este año

Tengo días en los que me pregunto: ‘¿por qué yo?’ Pero después pienso: ‘¿quién si no? ¿quién merece esto? Nadie’”, así fue como Shannen Doherty comenzó una dura entrevista en Good Morning América. Ahí la actriz, mejor conocida como Brenda Walsh por su papel en la serie noventera Beverly Hills 90210, habló del cáncer terminal que le diagnosticaron en febrero de este año.

Esta no es la primera vez que entre lágrimas de mucho dolor, Shannen habla de su enfermedad, ya antes dio una entrevista a la revista Elle, en la que dijo estar dando la mejor batalla que puede contra el cáncer en fase IV volvió a su cuerpo.

Visiblemente afectada por su estado de salud, Shannen habló de algo muy triste pero que ya considera inevitable ante la incertidumbre de lo que pasará: preparar algunos videos y cartas de despedida para quienes ama:

Hay cosas que necesito decirle a mi madre. Quiero que mi marido sepa lo que significa para mí. Pero cada vez que llega el momento de hacerlo, parece todo tan definitivo... Se siente como si estuvieras cerrando algo, rindiéndote, y yo no lo estoy”, le dijo a la revista Elle.

A la estrella de televisión le diagnosticaron cáncer de mama en 2015 y entró en remisión en 2017, pero justo antes de la muerte de Luke Perry , su compañero y amigo, ella supo que la enfermedad había regresado y de manera más agresiva, es decir: cáncer metastásico.

Ahora, tres años después de ese duro anuncio, el final se ve cerca, aunque ella se niega a bajar la guardia y se aferra a todo por seguir viviendo: “Siento que soy un ser humano muy, muy sano. Es difícil terminar con mis asuntos cuando siento que voy a vivir otros 10 ó 15 años”, dijo convencida de que va a dar batalla hasta el final.

Es de admirarse que Shannen mostró mucho respeto y entereza al afrontar la triste muerte de Luke Perry, pues aunque ella ya sabía sobre la vuelta del cáncer en su cuerpo, decidió callar para dar lugar al brillo de quien fuera su pareja en la serie más famosa de los 90.

“Ella es una mujer muy fuerte, siempre lo fue, y estoy convencido de que peleará lo más fuerte que pueda”, dijo su amigo Jason Prietsley, quien interpretara a Brandon Walsh en Beverly Hills.

Pese a lo que está atravesando en este momento, Shannen no quiso dejar pasar la oportunidad de mandar un mensaje a todas aquellas personas que están atravesando por un mal momento en sus vidas, y dijo algo que queda en quienes han seguido su carrera o se sienten cercanos a ella: “Tenemos este pozo sin fin dentro de nosotros, y se trata de seguir cavando en él en busca de la fuerza para afrontar la adversidad, y para que también podamos ver toda la belleza”, reafirmando la valiosa lección que dio al inicio de su batalla: “Nuestra vida no termina en el momento en que recibimos ese diagnóstico (...) Todavía tenemos cosas por hacer”.