Foto: Pixabay.

Peinados fáciles con trenzas que puedes hacer en casa

facebook

twitter

whatsapp

Email

Estos looks son infalibles para diferentes ocasiones.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Los peinados con trenzas aportan mucho estilo a tu imagen y pueden usarse en diferentes ocasiones. Aquí te recomendamos algunos que son muy fáciles de hacer, para los que no necesitarás ayuda más allá de la de un espejo.

Trenza de lado con estilo despreocupado

Comencemos con el tipo de trenza que sepas hacer, solo dándole un giro: hazla de lado. Este estilo es ideal para el cabello largo. Puedes hacer una trenza francesa suelta (como la de la imagen de arriba) o una como la de Jessica Simpson, siempre y cuando le des ese equilibrio entre relajado y formal.

Te recomendamos preparar tu pelo dándole forma con una tenaza para que las partes "despeinadas" no queden descuidadas.

Corona griega

Con este look, el objetivo es que las trenzas enmarquen la cabeza a modo de corona. Lo único que tienes que hacer es hacer trenzas de cada lado de la cabeza y unirlas hacia arriba y entre sí con pasadores. Si tu cabellera es larga, te quedará un recogido completo; si tu pelo es mediana o corta, puedes peinar a partir de la mitad de la cabeza y dejar parte de tu melena suelta.

Pequeñas trencitas aisladas

Dale un giro a cualquier look peinando varias trenzas en diferentes partes de la cabeza de manera aleatoria. Funciona para cualquier largo de pelo y no importa si tu cabello es chino, lacio u ondulado.

Boxer braids

Si tu nivel como peinadora es un poco más alto y dominas las trenzas francesas, puedes hacerte unas trenzas de boxeadora como las que volvió a poner de moda Kylie Jenner. Se hacen igual que las francesas, solo que el fragmento de pelo que vas tomando lo colocas por abajo de la trenza principal en vez de por arriba. Puedes experimentar peinando una parte y dejando el resto de la melena suelta o, por qué no, haciéndote más de dos trenzas.

Es un estilo ideal para hacer deporte o para verte siempre arreglada durante un día ajetreado.