Manuel Velasquez/Getty Images

Así va el caso de Renato Ibarra, el futbolista acusado de golpear a su esposa embarazada

facebook

twitter

whatsapp

Email

La mujer de 24 años confirmó la agresión de Renato; el futbolista ya está en el reclusorio

La noche del jueves pasado, el futbolista Renato Ibarra fue detenido por agredir física y verbalmente a su esposa de 24 años y su cuñada de 31.

El jugador del América fue trasladado al Reclusorio Norte el sábado por la tarde, luego de que la jueza a cargo del caso confirmara que el futbolista está acusado de “violencia familiar y tentativa de feminicidio” en contra de su pareja, Lucely Chalá, quien además está embarazada.

Según las declaraciones de Chalá, debido a problemas con la familia de Ibarra, él reaccionó violento: “Renato y yo estábamos en la habitación y él me jaloneó del cabello y me empujó contra la pared. Lo hizo pese a que sabía que mi embarazo era de riesgo por la pérdida tan reciente que tuve. Mientras él me pegaba, sus familiares, en lugar de calmarlo, ¡comenzaron a pegarle a mi hermana y luego a mí! Lo bueno es que en la casa estaba un amigo en común, Víctor, quien nos metió a un vestidor”, declaró ella a una revista de espectáculos.

La joven madre dice que su otro pequeño hijo de 5 años estaba presente durante las agresiones y vio todo, que incluso gritó: “No le peguen a mamá, déjenla. Tenía una espada y les quería pegar para defenderme. Sentí mucho miedo y me encomendé a Dios”.

La hermana de la agredida fue quien llamó a la policía y ahí todo comenzó a calmarse.

Algunas versiones de los presentes dicen que Renato usó su estatus de figura pública para evitar ser detenido pero no funcionó y la aprehensión se dio en forma y fue remitido al Ministerio Público.

Aunque Renato ya ofreció a su pareja llegar a un arreglo económico, este no ha llegado y él está prisión preventiva en calidad de indiciado, detenido en el Reclusorio Norte y se le imputan cargos de violencia familiar, tentativa de feminicidio y tentativa de aborto. Y es que, según reportes de la Fiscalía, Lucely, quien tiene 10 semanas de embarazo, presenta parte de la placenta desprendida.

La aún esposa de Ibarra declaró que decidió hablar no por morbo ni fama, sino para hacer evidente la violencia contra las mujeres: “no piensas que eso que les está pasando a miles, te puede pasar a ti. No porque el hombre sea figura pública o él nos mantenga económicamente, tenemos que quedarnos calladas”.

Por lo pronto, a la defensa de Renato Ibarra le quedan cuatro días para presentar pruebas en su favor.

Mientras, su club publicó este comunicado: