Reuters

¿Conoces el ayuno intermitente para bajar de peso? Te explicamos cómo funciona

facebook

twitter

whatsapp

Email

En los ´últimos años, esta técnica alimenticia tomó fama gracias a sus descubrimientos en el beneficio de la salud y la pérdida de peso

Dicen que las abuelas decián: "si quieres bajar de peso, no te vayas a la cama después de una gran cena". Quizá a primera impresión la idea de mantener un ayuno de más de 16 horas suena totalmente imposible, sin embargo, los descubrimientos y beneficios que los expertos en la salud han encontrado en la técnica alimenticia del ayuno intermitente, o en inglés, intermittent fasting, comprueban que dicha práctica podría ser un estilo de vida para quienes busquen una mejor absorción de nutrientes y una digestión con mucha mas consciencia.

Quien recientemente confesó practicar este método con el fin de bajar de peso fue la actriz Michelle Renaud. a En un reciente programa en D-Generaciones, sobre “¿cuáles dietas eran mejor: las de ahora o las de antes?”, Renaud reveló estar cómoda con la idea de tener una primera comida hasta pasado el mediodía.

“Puede que en otro programa digamos: ‘aaay, ¿recuerdan lo que había dicho Michelle?, pues no funciona’, pero a mí sí me ha funcionado y se llaman ayunos intermitentes”, explicó la actriz y conductora, “Dieciséis horas no comes; yo ceno rico, dejo las horas pasar y, por ejemplo, ahorita no he desayunado nada”.

Para entender "la magia" detra´s el mencionado método con el que la conductora de D-Generaciones asegura haber bajado de peso, es necesario comprender más a fondo la relación entre el cuerpo y la alimentación.

En entrevista con la Lic. en Nutrición, Paola Ramos , la nutrióloga nos explica cómo es que el hígado tiene la capacidad de utilizar reservas de energía cuando el cuerpo se somete al autofagio.

“Nuestro organismo es bien inteligente. Cuando nosotros le dejamos de dar de comer, empieza a crear reservas, con el fin de resguardar energía pues el cuerpo no tiene idea de cuándo se vuelva a alimentar”, explicó.

El ayuno intermitente se define como una ventana de alimentación y otra de ayuno. Existen diferentes tipos, como el 12 x 12, que hace referencia a 12 horas de alimentación por 12 de ayuno, y el cual seguro más de uno lo ha hecho sin darse cuenta, pues cuentan además las horas de sueño, así como el de 16 x 8, mismo Renaud relató poner diariamente en práctica.

“El ayuno es dejar de comer para dejar descansar el organismo, esto porque cada vez que nosotros comemos, se producen picos de glucosa. Es decir, en cada ingesta de comida, nosotros aumentamos la ingesta de glucosa dependiendo qué comemos”, explica Paola Ramos, “si nosotros le damos ese descanso al organismo tenemos la ventaja de mayor absorción de nutrientes, además de darle el espacio para que se puedan cumplir estas funciones”.

Además de Michelle Renaud, otras celebridades, como Martha Deybale, han declarado considerarse fan del ayuno intermitente: "Yo he probado de todo para bajar de peso, y el ayuno intermitente me fascina. Si a mi me pones una dieta, de estas que tienes que contar cuántas almendras te comes al día, me vuelvo loca. Prefiero no comer", relató la conductora desde su programa matutino de radio.

Hoy en día, todavía existen mitos sobre esta práctica y su relación con la pérdida de peso.La especialista en nutrición, Paola Rojas, quien desde hace más de dos años consulta y guía a pacientes quienes siguen el ayuno intermitente, sugiere que antes de empezar esta práctica, lo mejor es visitar un nutriólogo y aprender a comer bajo horarios establecidos.

“Hay que tener en consideración que, quien quiera comenzar a practicar este método de alimentación tiene debe ir con un experto, porque empezarlo solos puede terminar muy desgastante para el organismo. Incluso en ciertas ocasiones, puede ser riesgoso, porque cada cuerpo es diferente y no sabemos cómo se encuentra por dentro”, explicó.

El paciente, al asistir con un nutriólogo con el fin de cambiar sus hábitos alimenticios y alinearse con este estilo de alimentación, lo primero que necesitará es un paquete de estudios clínicos en los que el experto pueda analizar en qué condición se encuentran tanto la glucosa, como el colesterol y los triglicéridos, entre otra información útil para crear su perfil nutricional.

Esta información será vital para decidir con qué alimentos romper dicho ayuno, por lo que no, la ventana de ocho horas que se abre después del ayuno no es un permiso ilimitado, ni le dará una luz verde al paciente para tener como primer alimento una gran hamburguesa. En su lugar, esta es la recomendación de los expertos.

“Normalmente, el ayuno se rompe con líquidos, porque, toma en cuenta, el cuerpo pasó 16 horas en las que no le diste alimento a tu organismo. Y si comienzas con una hamburguesa, pizza o huevos rancheros llega a ser muy pesado. Se recomienda empezar con alimentos líquidos y, de preferencia, bajos en glucosa”.

Cabe mencionar que, dentro de la ventana de 16 horas de ayuno, sí están permitidos los líquidos, pero con la restricción de azúcar, ya que esto rompe por completo la autofagia. Bebidas como agua, café, té o infusiones sin endulzar son perfectos para ingerir entre cada ventana de alimentos.

“Como mencioné, el organismo es muy inteligente, y al no saber cuando será la próxima ingesta de comida, lo primero que hará será guardar reservas de energía. Pero si tú lo primero que le das es un pan o una galleta, algo dulce, será la glucosa lo que guardará el hígado. A diferencia de si le das un jugo de verduras, verduras crudas o proteína, esto ayudará porque son bajos en carbohidratos y ricos en proteína”, explica Paola.

En el 2016, el científico japonés, Yoshinori Ohsumi, recibió el premio Nobel gracias a sus descubrimientos en el tema de la autofágia. En dicho año, el comunicado de prensa liberado por La Asamblea del Nobel del Instituto Karolinska explicó que “los hallazgos de Oshumi guiaron a un nuevo paradigma en nuestro entendimiento sobre cómo las células reciclan su contenido· Dicha investigación confirmó la creencia de que la autofagia ayudaba a la adaptación a la inanición o como la respuesta a infecciones".

Entre otros beneficios científicamente comprobados del ayuno intermitente destacan la ayuda a la resistencia a la insulina, controla los niveles de glucosa en sangre, disminuye colesterol triglicéridos, aumento en la hormona de crecimiento y finalmente, una de las razones porque dicha técnica de alimentación se hizo tan popular, la disminución de peso debido a que en el ayuno hay menor ingesta calórica, aunque, especialistas recomiende experimentar una pérdida muscular.

La duda queda al aire, "¿seré candidato a dicho método alimenticio?". De acuerdo a la nutrióloga, Paola Ramos, este estilo de vida no es recomendado para niños ni adolescentes, pese a que pueden haber excepciones, lo más recomendado es no intentarlo con menores debido a que por su etapa en desarrollo, lo más adecuado es que los pequeños de la casa desarrollen horarios y buenos hábitos alimenticios.

"No es que el ayuno te quite nutrientes, pero el punto es que los niños se adapten a comer más y no a dejar de comer", aclaró la Lic. en Nutrición.

Para más información sobre el tema y consultas virutales con la nutrióloga, puedes contactar a Paola Ramos en paola_alina@hotmail.com y seguir desde su blog de nutrición en Instagram, @nutrirparavivirlapaz .