Consejos para cuidar la piel de tu cara además de las mascarillas

facebook

twitter

whatsapp

Email

Estos cuidados básicos ayudarán a nutrir y proteger la piel de tu rostro

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Muchas veces pensamos que la belleza y el cuidado de la cara se limita a ponerse mascarillas dos veces a la semana y en usar una que otra cremita contra los poros abiertos o las arrugas, pero lo cierto es que el cuidado de la piel debe ser integral e ir un poco más allá.

Pero no creas que se trata de complicarnos la vida; estos consejos no serán un dolor de cabeza por difíciles, pero si los pones en práctica es muy seguro que la diferencia que notes sea digna de decir que haces las rutinas más completas para mantenerla suave y radiante.

Lo primero y más importante, según varias prácticas del cuidado de la piel como la coreana skin fasting, se empieza por lo más básico y eso es darle un respiro al cutis para que se recupere y mantenga sana de forma natural.

No se trata de dejar de usar nuestros jabones, cremas, aceites y limpiadores, sino de reducir la aplicación de ciertos cosméticos de modo que llegue un punto en el que el bloqueador solar sea nuestro único aliado indispensable y aún así nos veamos radiantes con la cara lavada.

Hablando de lavar, lo siguiente más importante es tener la piel limpia lo más que se pueda. Lavarse la cara antes de dormir y al levantarse, por lo menos, hará que haya menos contaminación y otros residuos acumulados en ella.

El bloqueador solar, este es un producto que no debe faltar. Y aunque de algo a nada no está mal usar los bloqueadores de marcas comerciales, lo ideas es usar aquellos de farmacia, sobre todo los que son de protección físico y no químico. Y es que los físicos suelen ser menos irritantes y más hidratantes, aunque también más difíciles de absorber.

Es cierto que los químicos prometen ser ligeros y fáciles de aplicar, así como resistentes al agua, pero lo cierto es que algunos estudios recientes demuestran que cumplen menos de lo que prometen y hay un gran vacío de información sobre su efectividad verdadera.

Hidratación. Además de los productos para humectar la piel, es necesario tener la mejor alimentación posible, y es que si bien lo que se come no tiene un efecto directo sobre la piel, un cuerpo sano se refleja siempre.

Por último, pero no menos importante: no usar remedios caseros. No siempre “lo natural” o “hecho en casa” es mejor. Usar mascarillas con limón, azúcar, mostaza o lo que encontremos en la cocina no es recomendable para la piel pues puede irritarla y provocar malas experiencias. La comida es para comerse, para aplicar en el rostro hay un montón de productos especializados que se han creado para ello. No hay necesidad.