Eduardo Santamarina.

Mezcalent

Eduardo Santamarina abre su corazón y cuenta lo mucho que le afectó el alcoholismo su vida

facebook

twitter

whatsapp

Email

El actor le contó a Yordi Rosado lo duro que fue para él dicha enfermedad

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Eduardo Santamarina reveló, durante una entrevista con Yordi Rosado, que la pasó muy mal cuando tuvo un problema de alcoholismo, diciendo que le costó mucho trabajo aceptar que estaba enfermo.

Como ya se volvió costumbre, en las pláticas que tiene Yordi con sus invitados en su canal de YouTube, se dieron a conocer detalles privados de sus invitados, en esta ocasión se trató de Eduardo Santamarina, que contó que sufrió de alcoholismo por mucho tiempo, hecho que casi hace que pierda su trabajo, entre otros detalles que le afectaron en su vida.

“Es progresivo (el alcoholismo) y es mortal. Sí definitivamente, afectas a todas las áreas de tu vida, tu familia, tu chamba, tus amigos, menos a tus cómplices, que también les ponía en la madre. Gracias a Dios nunca fui agresivo. (…) Fíjate nada más lo enfermito, yo decía ‘yo estoy bien y déjame en mi borrachera a gusto’, ponía mi música y me la pasaba con mujeres, mis amigos”, manifestó.

A pesar de que su problema con el actor comenzó cuando era joven, el actor contó que esto le duró mucho tiempo, y que incluso, cuando comenzaba su carrera en la actuación él continuó bebiendo, llegando a los foros de grabación alcoholizado, frenando en ocasiones sus escenas.

“Cuando empecé a trabajar ya como actor aquí en Televisa, ya empezó incluso a afectar a mis llamados, porque ya llegabas crudo, te vuelves tan cínico que llegas en vivo. Era terrible esa parte, porque tú te lavas los dientes, te bañas, un buen de perfume, chicles, pero hueles a alcohol”, sentenció.

Sin embargo, aunque él señala que hacía lo posible por que nadie lo notara, era algo inevitable.

“Imagínate, dos o tres noches hueles a alcohol, se da cuenta todo mundo, sudado frío y la cruda, en el camerino chupando otra vez. Eugenio Cobo siempre lo detectó y él en el primer ofrecimiento me dijo ‘vete a Oceánica’, no le hice caso, yo decía ‘yo lo controlo’. En una novela llegué borracho, empecé a grabar y según yo no se me notaba, cortan y me dicen ‘Eduardo se te nota, ¿puedes o no?’. Llegó la productora Lucero Suárez, psicóloga de profesión, me dice ‘vete a tu casa, descansa y mañana hablamos’”, relató.

Santamarina pensó que ya había perdido su trabajo, pero el actor contó que, al contrario, varios le ofrecieron ayuda para superarlo, pero pese a esa confianza, él siguió tomando.

“Yo pensé ‘ya valí madres’, me van a correr. Ni me corrió, terminé la novela, habló conmigo y me dijo ‘cualquier cosa que necesites aquí estoy contigo, cuentas conmigo las 24 horas’. Eso me pudo más, dije ‘no le puedo fallar’, terminé la novela muy bien, pero por acá mi carrera alcohólica hasta que te empiezan los vacíos, que son los fondos”, contó.

Fue entonces que el protagonista de telenovelas decidió hacer algo por él y comenzar un tratamiento para salir del hoyo en el que estaba, pues Eduardo ya pensaba en la muerte.

“Cuando empiezas a tocar esos fondos, de quererte morir que ves a tu alrededor y no te gusta nada, es terrible. Yo tenía una carrera, una familia, unos amigos y todo muy bien hasta que llegan estos fondos y digo ‘yo ya no quiero esto para mí’… Me daba vergüenza verme a mí mismo, me daba miedo, había mucho dolor, era terrible”, detalló.

Incluso, Santamarina recordó cuando se imaginaba su muerte, detallando que nunca pensó en el suicidio, pero sí en el dolor que ocasionaría si moría por el alcoholismo.

“Lo que empezó a invadir mi mente era porque tú te empiezas hacer tu película en un accidente automovilístico, muerto, entonces yo veía a mi mamá que le decían: 'señora, este es su hijo se murió en un accidente', pero aparte llevaba toda la farmacia adentro, yo veía ese dolor en la cara de mi madre y yo decía: no quiero eso para mí, ni quiero eso para ella, definitivamente" dijo el actor.

Eduardo Santamarina dijo que fue su madre quien le hizo saber que estaba repitiendo la misma historia de su padre, quien había entrado a una clínica de rehabilitación en su momento por lo mismo. Hasta ese entonces, el actor reconoció su alcoholismo y fue hasta un año después que pudo dejarlo.