Ver video

Embarazada, sola y sin trabajo: eso y más obstáculos venció Erika Buenfil

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz contó cómo fue enfrentarse a ser madre soltera y que el papá de su hijo se casara cuando ella tenía ocho meses de embarazo

Hace algunos meses, Erika Buenfil concedió un par de entrevistas donde habló de las dificultades de ser madre soltera. En ese momento contó que a pesar del escándalo, nunca se arrepintió de tener a su hijo Nicolás.

“Qué bueno que lo tuve, tarde pero lo tuve”, dijo claro y directo Erika Buenfil sobre su hijo Nicolás. Y es que según contó la actriz al programa Hoy, hace 15 años, cuando se convirtió en mamá, no la pasó muy bien pues el papá de su hijo, Ernesto Zedillo Jr., nunca se hizo responsable.

Ya antes con Mara Patricia Castañeda, Buenfil había explicado que nunca contó con el apoyo, e incluso nunca hubo un acercamiento del papá por conocer a su hijo. Y que el abuelo de Nicolás, el expresidente de México, Ernesto Zedillo lo intentó poco.

Pero a pesar de eso ella nunca le ha hablado mal de su papá, al contrario, Nicolás sabe quién es su padre y su abuelo. “Un día en el colegio preguntaron, ¿a ver, quién conoce gente importante?, y entonces él levantó la mano y dijo: ‘mi abuelito es el señor Ernesto Zedillo’. Sus compañeros no le creían, él lloró y vino conmigo y me dijo: ‘¿¡verdad que si es, mamá?!’. Incluso la maestra me llamó para saber tenía permiso de decirlo, y yo: sí, sí tiene permiso de decirlo”.

Sin embargo, no ha sido hasta ahora que la actriz se ha abierto por completo y contó entre lágrimas lo doloroso que fue para ella enterarse de que el padre de su hijo se había casado, justo cuando ella estaba por terminar su embarazo.

En una entrevista con Aurora Valle para el programa ‘Confesiones’, la reina de TikTok reveló que a pesar de eso, de estar sin trabajo y sola, no se dejó vencer y decidió sacar a su hijo adelante.

Sobre la manera en que se enteró que el papá de su hijo estaba comenzando una nueva vida de casado con alguien más cuando ella tenía ocho meses de embarazo, contó: “estaba en mi casa con ocho meses de embarazo y oigo que dicen ‘no se la enseñen’. Había salido en la foto de una portada la foto de la boda y no querían que yo la viera. Yo tenía un chofer en Monterrey —donde vivía— y le digo: ‘me llevas aquí’, fui a comprar la revista y la vi. Y es horrible (...) Sí sufrí; lloras y te rompes por dentro. Pero dije, ‘eso viene del corazón’ y si no le nace; porque no estábamos enamorados, sucedió y no pasa nada”.

Además del asunto con el padre de su hijo, Buenfil detalló lo difícil que fue para ella quedarse sola y sin dinero para criar a Nicolás.“Dije: ‘No te preocupes mi hijito’. Tengo una forma de ser que todo lo transformo en positivo (...) Me cerraron las puertas, trabajando. De repente dejó de haber oportunidades (laborales)”, finalizó.