SOPA Images/LightRocket via Getty Images

Estragos de la cuarentena: Pink toma de más y termina rapándose el cabello

facebook

twitter

whatsapp

Email

“Cuando bebo tengo ideas más que geniales”, confesó la cantante a sus seguidores tras enseñar nuevo look

Como miles y millones de personas, la cantante estadounidense Pink atraviesa por un aislamiento social tras la pandemia de COVID-19 , por lo que al igual que muchos, las opciones para matar el aburrimiento se agotan.

Recientemente la cantante de “Try” hizo una confesión que hizo que más de uno se identificara durante los momentos de ansiedad y/o aburrimiento en la cuarentena, y es que la también mamá de 40 años reveló que terminó cortándose el cabello luego de algunas “margaritas”.

Dado que, en ciudades como Los Ángeles y Nueva York, ningún ciudadano puede salir, si no es que por situaciones indispensables y de emergencia en ciudad, la cantante no solo no tiene acceso a salones de belleza, sino que, dentro del aburrimiento, un cambio de look casero pareció una buena idea.

La intérprete de “Let’s get this patry started” optó por el arreglo personal y estilismo desde casa, sin embargo, confesó que dicho plan no se hubiera concretado si no hubiese sido por algunas “copas de más” que tomó ese día.

“Cuando bebo, tengo muy, pero muy brillantes ideas. Pensé: ‘¡puedo cortar el cabello! ¿por qué me molesto pagando para que alguien más lo corte?’”, confesó a sus seguidores a través de un video publicado en su Instagram.

La cantante de terminó rapando los laterales de su cabello, consiguiendo un corte bastante varonil y, cabe mencionar, no con el difuminado que seguro esperaba, pues incluso la misma Pink admite que un lado quedó diferente al otro.

“Creo que me quedó bastante bien. Aunque este lado se ve más abajo. ¿Me estoy viendo como Alyssa Milano ahora mismo?, ¿O Charlize Theron? Quizá intente arreglarlo esta noche. Qué piensan”, dijo.

La actitud de la cantante fue no solo divertida, sino que muchos nos podríamos identificar con ella, dado que el encierro, aburrimiento y en veces ansiedad ha puesto, al igual que Pink, a muy poco de tomar las tijeras o el peróxido y experimentar con nuevos looks; eso sí, la idea está presente, pero pocos se están atreviendo, por miedo a no tener el resultado ideal.