Finalista de Miss Universo Nueva Zelanda se quita la vida a la edad de 23 años

facebook

twitter

whatsapp

Email

La industria de los certámenes de belleza se encuentra de luto luego de que se confirmara la muerte de Amber-Lee Friis

La comunidad de certámenes de belleza este de luto luego de que se reportara el repentino y lamentable deceso de la finalista de Miss Universo de Nueva Zelanda, Amber-Lee Friis.

La noticia que confirmó la muerte de la reina de belleza de 23 años fue publicada a través de la cuenta oficial de The Talent Tree.

“Es con tristeza inmensa que informamos el deceso repentino de nuestra belleza y talentosa Amber-Lee Friis. Ella era una de nuestras modelos originales y finalista en el 2018 del Miss Universo Nueva Zelanda. Nuestras sinceras condolencias a la familia y amigos D.E.P. bella dama", se leyó.

La agencia dedicada a representar a talento de la comunidad de certámenes de belleza en el país europeo no dio detalles sobre las causas de muerte en la joven reina de belleza, sin embargo, de acuerdo al reporte de Daily Mail, la joven de 23 se habría quitado la vida.

En anteriores entrevistas la concursante de la gala de Miss Universo declaró haber sido víctima del bullying en la escuela, donde sus compañeros la acosaban por su aspecto físico, como ojos grandes o piel morena, así como de haber experimentado estrés y depresión luego de crecer en un hogar con carencias, e incluso la falta de comida en la alacena.

"Recuerdo estar sentada en mi habitación una noche pensando lo difícil que puede ser la vida. Cuando eres joven, sientes que tienes la carga del mundo sobre tus hombros", declaró en el 2018 para la revista Stuff.

Personalidades dentro de la industria dedicada a la promoción de reinas de belleza han levantado su voz para publicar mensajes en los que recuerdan con cariño a la joven.

El mismo CEO de Miss Mundo Nueva Zelanda, Nigel Godfrey, recordó algunos momentos especiales con la finalista que aspiró a la corona en el 2018.

“Ella era de una fortaleza imposible de ignorar. Era una luchadora, definitivamente no se dejaba de nadie, pero tenía un alma hermosa y sabías que de siempre tendrías de ella el 100%. Era genuina, honesta y con una energía que muy pocos podrían presumir. Su corazón realmente estaba en el lugar correcto. Nos agradaba y la respetábamos, estábamos muy orgullosos de llamarla amiga, incluso mucho después de que su competencia terminó”, compartió Godfrey.