Ver video

Gabriel Soto habla del trauma por la filtración de su video íntimo; la Interpol ya investiga el caso

facebook

twitter

whatsapp

Email

El actor se sinceró sobre lo que sintió en ese momento y confesó que al principio le daba pena salir de su casa

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

A finales de diciembre del año pasado, Gabriel Soto fue víctima de la violación a su intimidad tras la filtración de un video sexual.

El video no tardó en hacerse viral y tendencia en todas las redes sociales. Incluso ahora se bromea y hay hasta memes del caso. Sin embargo, después de un par de días y de la escueta reacción a la filtración del video, Gabriel sacó un video donde pedía respeto por las mujeres que lo rodean, tanto para Irina Baeva, su actual prometida, como por sus dos hijas y exesposa.

El actor abogó por recordar a la gente que filtrar imágenes íntimas sin el consentimiento de la persona que aparece en ellas, además de ser violento y poco ético, ya es un delito en México, no importa si se trata de imágenes de un hombre o de una mujer.

Y es en este sentido que Soto explicó que la justicia está de su lado y espera que pronto caiga quien difundió su video: “La policía cibernética ya está haciendo la investigación, la INTERPOL ya está haciendo la investigación".

Además, el actor ahondó en cómo se sintió durante los días del escándalo: "Me sentí muy avergonzado con mi círculo familiar, primero que nada con mis hijas, con mi pareja, con mi papá… Ya ha pasado tiempo pero al principio me daba hasta pena salir de mi casa".

Hacia el final de la entrevista para el podcast Políticamente Incorrecta de Alessandra Rojo de la Vega, donde el actor contó todo esto, reiteró: "Para mí es muy importante dar este ejemplo en la sociedad, de que a las personas que les pudiera llegar a pasar algo así, hombres, mujeres, inclusive niños o adolescentes, que ya tiene consecuencias. Que tiene consecuencias y consecuencias graves, como es el difundirlo".

Se sabe que aunque en la ley no hay distinción de género, sí cabría recordar que el pedimento de Soto no fue gratuito, pues el impacto y los costos sociales para hombres y para mujeres que sufren estas violaciones a su intimidad no son las mismas y, generalmente son las mujeres quienes padecen los estragos del señalamiento social y el hostigamiento.

Olimpia Coral Melo, hacedora de la Ley Olimpia en México lo ha explicado muy bien:

“No, lo de Gabriel Soto no nos recuerda la Ley Olimpia. Lo recordamos a diario las mujeres (...) decenas de nosotras que lo vivimos a diario y a las que la gente no le había dado importancia. Ahora, gracias a las feministas, ustedes, caballeritos, también pueden exigir sus derechos a la intimidad sexual”, escribió cuando se dio a conocer el caso.