Galilea Montijo recuerda cómo se enteró de su embarazo y confiesa que subió más de 30 kilos

facebook

twitter

whatsapp

Email

La conductora relató que siempre creyó que tendría una niña y destapó cómo reaccionó cuando le dijeron que esperaba un varón

Galilea Montijo recordó en el programa Hoy una de las épocas más bonitas de su vida: su embarazo. La conductora detalló que descubrió que sería mamá días antes de contraer nupcias con Fernando Reina en el puerto de Acapulco en agosto de 2011.

“Yo me caso un sábado y desde le jueves estaba preocupada porque estaba esperando que viniera mi ciclo, les decía a mis amigas ‘qué coraje me voy a casar y no quiero estar ese día así con cólicos’ (…) Fer me dice ‘por qué no van a comprar una prueba de embarazo’, y le digo ‘si estoy embarazada no voy a poder tomar mañana’. Me traen la prueba y que sale positiva, para mí era la emoción de la boda y segundo que se me estaba cumpliendo uno de mis sueños que iba a ser mamá”, detalló.

La emoción de la presentadora creció al ver la reacción de su madre, quien no paró de llorar por la gran noticia. Tras la boda, la actriz regresó a la Ciudad de México, donde su ginecólogo le confirmó que sería mamá.

La boda fue increíble y cuando llego el lunes le marco a mi ginecólogo. Me voy rapidísimo y me dice ‘sí efectivamente tienes dos semanas más tu semana de retraso, que sería como tres’. Yo sé que Mateo tenía que llegar tarde o temprano a mi vida, ahora cuando lo veo y siempre lo digo ‘los hijos saben en qué momento tienen que llegar”, indicó.

Galilea Montijo revela que tuvo un embarazo normal, aunque sí padeció náuseas y acepta que con respecto a la comida no se limitó en nada, por lo que subió más de 30 kilos.

“Al principio de mi embarazo tuve muchas náuseas, me dormía en los comerciales en el programa, conforme pasaban los meses se me bajaba mucho la presión y me desmayaba mucho. Comí lo que quise, subí treinta y tantos kilos”, señaló.

Casi en la recta final de su embarazo, la presentadora descubrió que esperaba un niño, pese a que todo el tiempo imaginó que tendría una niña, hecho que también pensó por la forma de su pancita; sin embargo, ahora agradece que Dios le haya mandado a un niño tan amoroso como su hijo Mateo.

“Yo juré que era niña, porque dicen que cuando es niño la pancita se va para adelante y cuando es niña no, ahh no yo crecí para todos lados. Cuando me dice el doctor ‘no, es niño’, le digo ‘ay no, era niña hasta la he soñado. Revísele bien’. Entonces ya buscarle nombre al niño, porque yo ya tenía el nombre de la niña, pero ahora entiendo por qué Diosito me mandó un niño, porque me ama mucho y porque los niños son de mamá. Ahora que veo a Mateo, que me cuida, es como Diosito no se equivoca”, precisó.