¿Qué es el paladar hendido, padecimiento congénito con el que nació Blu Jerusalema, hija de Gianluca Vacchi?

Instagram @gianlucavacchi

Gianluca Vacchi rompe en llanto al recordar la condición con la que nació su hija Blu

facebook

twitter

whatsapp

Email

El millonario se conmovió al hablar de cómo fue la cirugía para corregir el labio leporino de su pequeña

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

A Gianluca Vacchi lo hemos visto mucho en su faceta de influencer y millonario, por lo que ahora que mostró a flor de piel la faceta de papá conmovió a más de uno.

Gianluca y su esposa Sharon Fonseda dieron una entrevista para Despierta América y ahí contaron cómo ha sido la paternidad para ambos, pero sobre todo para él, quien ve a su hija como el máximo orgullo de su hija.

Es por eso que después de hablar de cómo disfruta su paternidad, cuando tocó el turno de hablar de los problemas médicos que tuvo la bebé por un mal congénito, el millonario rompió en llanto.

Gianluca explicó cómo atravesaron la condición de paladar hendido y labio leporino que llevó a Blu a ser intervenida quirúrgicamente a las pocas semanas de nacida.

“Es una cosa muy fuerte, muy fuerte, yo siempre voy a recordar el momento en el cual me dieron a mi hija en mis brazos después de la cirugía… como uno de los momentos más difíciles de mi vida, porque quisieras tener tú todo el dolor, pero no es posible, para mí es muy serio, yo tengo muchos problemas a la vez”, confesó él.

Para fortuna del millonario, él pudo resolver rápidamente la condición adversa de Blu, lo que lo hizo pensar en quienes no pueden arreglarlo tan rápido y tratar de ayudar a través de una fundación.

“Piensas siempre que las cosas les pasan solo a los otros, y cuando te pasan a ti, toda la perspectiva en la cual tú ves al mundo y las cosas que estás viviendo, cambia totalmente, y no porque yo muestro y siempre mostré 15 o 30 segundos de alegría en redes sociales eso significa que yo no tengo una profundidad de alma o sea sensible”, aseguró.

Lo que siente por su pequeña es evidente y él lo confirma: “Yo no puedo vivir sin ella, no puedo imaginarme quedarme un segundo sin ella y sin Sharon, y ellas de verdad ahora son mi vida, me pasa algo que no me pasó nunca en la vida, estoy muy feliz”.