Gomita llora al enseñar el vestido de novia y ramo que nunca usó

facebook

twitter

whatsapp

Email

La conductora abrió su corazón y recordó uno de los días más tristes de su vida, hace cinco años

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Gomita no pudo aguantar el llanto al recordar uno de los momentos más tristes de su vida. Y ahí, sentada a la mesa con un vestido blanco enfrente y un ramo de flores en la mano soltó lo que traía atorado desde hace cinco años: el dolor por haber cancelado su boda.

Araceli Díaz, mejor conocida como Gomita, se ha caracterizado por dar a conocer hasta el más mínimo detalle de su vida, sin embargo, de este mal momento se sabía muy poco. El rompimiento con su entonces prometido, Alberto González, llegó en uno de los peores momentos para ella, pues ella atravesaba por una ola de chismes que la señalaban como ladrona.

Y es que justo hace cinco años, mientras trabajaba en el programa ‘Sabadazo’, Gomita fue acusada de robarle a Cecilia Galiano el anillo de compromiso que le había dado Mark Tacher.

En el video que la conductora de 26 años compartió en TikTok (y en Instagram pero que luego borró), se le ve en un estado melancólico y muy vulnerable, yendo en su coche y después posando al lado del vestido y oliendo las flores del ramo de bodas que no usó, pues a pocas semanas de celebrarse el matrimonio, la pareja decidió terminar su relación.

“Guapas, hoy tengo un día súper raro, triste y raro. Hace cinco años atrás me iba a casar y hoy voy a destapar lo que había comprado para mi boda”, dijo en el video de TikTok donde posó al lado del vestido blanco de encaje.

Después subió otro video, y fue ahí donde se quebró en llanto y explicó: “Esto aún me duele, ¿cuál fue tu amor imposible, quiero saber qué es lo que más te ha dolido?”.

Como era de esperarse, los comentarios se llenaron de preguntas y de palabras de aliento para Gomita, pero ella no habló más del tema. Lo que sí se sabe es que en el momento del rompimiento devolvió el anillo de compromiso: “El anillo se lo regresé, ¿yo para qué lo quiero? ¿Para operaciones? Tengo dinero. Así que él se quedó con su anillo y yo con las operaciones que me quiera y pueda hacer”.