null: nullpx

Hija de Sergio Andrade dice que Gloria Trevi no es inocente

Valentina de la Cuesta también habló, como pocas veces, de su padre.
Publicado 31 Mar 2022 – 02:22 PM EDTActualizado 31 Mar 2022 – 02:22 PM EDT
Comparte
Default image alt
Valentina es hija de Sergio Andrade y Karla de la Cuesta. Crédito: Instagram @valedelacuesta / Mezcalent

Sergio Andrade fue partícipe de uno de los escándalos mediáticos más grandes en su momento, y es que junto a Gloria Trevi y Mary Boquitas, fueron acusados de delitos de corrupción de menores y secuestro.

Tres años después de su detención en Brasil, Trevi salió libre en 2004, absuelta del crimen por la justicia mexicana, y poco a poco pudo rehacer su carrera en la industria musical, consiguiendo el éxito que ahora tiene.

Ante esto, la hija de Sergio Andrade, Valentina de la Cuesta, quien también fue víctima de la trata de personas, habló para descalificar que el público acepte como si nada a Gloria Trevi, declarando que ella no es inocente.

Fue hace unas semanas, que durante una entrevista con TVNotas, la joven se sinceró y dijo que no entiende cómo la gente de México olvidó aquel delito de la cantante.

“Me duele que México no tenga memoria. México ha olvidado los actos de ciertas personas, los actos de alguien que la gente tiene aquí, porque México se le ha olvidado”, sentenció.

Asimismo, Valentina habló, como pocas veces, de la relación que tiene con su padre, Sergio Andrade, asegurando que ella no tiene ni tendrá contacto con él, ya que lo considera como un abusador, por lo que prefuere mantenerse alejada.

“Lamentablemente, es el mayor agresor, por eso me mantendré siempre lejos de él, no puedo tener contacto con un hombre que agrede como lo hizo él. Sé que es mi padre, pero he vivido mi vida alejada de él y nunca tendremos contacto”, manifestó.

Por su parte, recientemente, confesó para el programa 'Suelta la Sopa' que fue apenas este año que ella se enteró de quién era su padre y lo que hizo en el pasado.

‘Te voy a ser honesta, en qué momento me enteré de todo, este año. En el momento en el que yo le pregunto por primera vez a mi madre, sobre quién es mi padre, le pregunte cómo se llama, y en cuanto me dijo su nombre, ella se puso muy mal. En ese momento yo dije, me viene y me va todo lo que haya detrás de las lágrimas que en este momento estoy viendo, con tan sólo que menciones el nombre, no hace falta que me expliques nada’, explicó Valentina.


Comparte