Ideas para revelar el sexo de tu bebé

facebook

twitter

whatsapp

Email

Los globos, los pasteles y las piñatas ya son cosa del pasado

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Quién se iba a imaginar que las fiestas que inventó Jenna Karvundis, por allá de 2008, con un pastel rosa con el que anunció el sexo de su hija se convertiría en una moda, requisito casi indispensable, para los padres de ahora que se animan a anunciar el sexo de sus hijos de maneras extrañas, divertidas o simplemente ridículas.

Se sabe que el sexo biológico ya muy poco tiene que hacer frente a la construcción social del género, pero hay quien insiste en hacer fiesta por todo, así que si se toma a la ligera y se ve por ese lado, pues ¿a quién podría hacerle daño un pastel, piñata o globo azul o rosa?

Más allá del desafío al sentido común, vale decir que sí ha habido revelaciones de sexo bastante creativas. Ahí está el zapateado que un par de chicos hicieron en 2019 para anunciar la llegada de un niño. Y es que aquí no sólo se cruzó la construcción del género sino la identidad étnica, algo para tomarse en cuenta.

Y este no ha sido el único, aquí van algunas ideas que aún pueden pasar por originales y divertidas:

Lasaña rosa o azul. Sí, esto se nos está saliendo de las manos. Pero si prefieres dar de comer algo que no sea postre, esto es una gran opción que pocos verán venir. Y si eres italiano o tu pareja lo es, pues pretextos sobran. Igual aplica para tacos, y es que ya sea en las salsas, el relleno o los accesorios para presentar se puede insinuar si es niña o niño.

Si el dinero no es problema, puedes contratar las luces de algún edificio o un restaurante para que se ilumine todo del color que se supone dice si es de niño o niña. Así no se contamina con espumas y polvos y tampoco hay riesgo de que lastimes a alguien con pelotas o tu coche, como ha sucedido en un millón de videos clichés sobre revelaciones de sexo.

En su momento, las peleas de botargas de bebés gigantes causó gracia pero fue más el trauma del mal gusto, como alternativa te ofrecemos lo que pocos han probado: esperar a que tu hijo o hija crezca y sea él, ella o elle quien diga cómo se define más allá de sus genitales.