Joaquín Cosío confiesa que antes de ser actor, quería ser sacerdote

facebook

twitter

whatsapp

Email

El actor también recordó lo difícil que fue crecer sin una madre ni un padre

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Joaquín Cosío, uno de los actores más reconocidos de México, por sus apariciones en películas como 'Pastorela' e 'Infierno', reveló detalles íntimos de su vida, sobre todo de lo difícil que fue su infancia.

Fue durante una entrevista con Yordi Rosado para su canal de YouTube que el mexicano confesó que antes de ser actor, quería ser sacerdote y también recordó que creció sin sus padres.

El famoso contó cómo iniciaron sus pensamientos de dedicarse más a la religión. Y es que desde muy pequeño, siendo el más chico de sus siete hermanos, él tuvo que quedarse con sus tías en Nayarit cuando sus padres se fueron a Mexicali y decidieron que no podrían hacerse responsables de un bebé más.

Ante la ausencia de una figura paterna, Joaquín dijo que llegó a considerar a Dios como eso. Y fue precisamente por eso, y además de tener una crianza muy religiosa, que consideró convertirse en sacerdote.

"La presencia masculina en esa infancia fue la fiugra de Dios y Cristo imponente, esa es mi idea. Mis tías todos los días iban a misa y evidentemente yo fui muy religioso, iba 3 o 4 veces a misa. Llegué a ser monaguillo", sentenció.

Sin embargo, en la universidad descubrió su gusto por la actuación, y desde entonces no paró hasta convertirse en lo que es ahora.

Por su parte, Cosío apuntó que después de muchos años, cuando ya era mayor, pudo reencontrarse con sus hermanos y su padre, con quienes ahora tiene una buena relación.

"Yo no vi a mis hermanos, al igual que mi padre, los reencuentro hasta que tengo 10 u 11 años. Mi padre tiene 96 años, es un roble", manifestó.

Finalmente, Joaquín Cosío aseguró que nunca extrañó a su padre, ya que no lo conocía, sin embargo, desconoce si haber crecido sin sus papás le afectó en algo.