Jorge Abello se enfermó por interpretar a Don Armando en ‘Yo soy Betty, la fea’

facebook

twitter

whatsapp

Email

El reconocido actor colombiano tuvo que hacer escenas con mucha adrenalina, lo que le provocó graves daños en el corazón

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Si sigue existiendo una telenovela exitosa en cualquier canal o plataforma que se transmita, sin duda esa es ‘Yo soy Betty, la fea’. El melodrama no es cualquier cosa, pues a pesar de que se estrenó en 1999 y terminó en 2001, ganó premios de popularidad 10 años después; incluso ahora se mantiene como una de las más vistas en Netflix.

Como se puede intuir, el éxito no vino solo, sino que fue mucho gracias al talento de sus protagonistas: Beatriz Pinzón y Don Armando, quienes fueron interpretados por los actores Ana María Orozco y Jorge Enrique Abello, quienes siguen siendo recordados por esos personajes.

El proceso de los personajes no fue fácil, por lo menos no para Jorge Enrique, pues ya que su personaje se la pasaba teniendo arranques de ira, él tuvo que pagar algunos platos rotos de lo que hacía su personaje. O por lo menos así lo dijo en una entrevista hace un par de años, donde reveló que gracias a su papel como 'Don Armando' tuvo una enfermedad cardiaca.

En 2014, Abello le dijo al medio Nex Panamá que se dio cuenta de que su salud estaba mal al querer comprar una casa y hacerse los exámenes médicos que le pedían. Ahí fue cuando se dio cuenta de que tenía un grave daño en el corazón.

"Estás teniendo un infarto en este momento o ya lo tuviste. Vamos a entrar a cuidados intensivos”, segura que le dijo el médico. Sin embargo su afección no era debido a un infarto, pues otros estudios le revelaron que se trataba del ventrículo izquierdo del corazón que se había ensanchado por un choque de adrenalina al estar haciendo las escenas para la telenovela.

"Ponerme bravo y molestarme tanto que llegó a generarme hipertrofia cardiaca", aseguró. Aunque también dijo no arrepentirse de nada, pues disfrutó mucho de ese trabajo por el que sigue siendo recordado en muchos rincones del mundo, pues nadie puede negar los números: 'Yo soy Betty, la fea' se emitió en más de 180 países, fue doblada a 25 idiomas y tuvo al menos unas 28 adaptaciones alrededor del mundo.