¡Misterio resuelto! Jorge Van Rankin revela por qué le dicen ‘El Burro’

facebook

twitter

whatsapp

Email

El conductor confesó que hasta su esposa lo llama por su apodo

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Si alguien ha estado en todos los medios por los que se puede estar, sin duda ese es Jorge ‘El Burro’ van Rankin , quien comenzó en la radio, luego brincó a la televisión con el famoso programa ‘ El Calabozo ’ ; ha sido conductor, entrevistador y actor y se ha mantenido vigente por casi cuatro décadas.

La cara y voz de Jorge son muy reconocidas, pero casi nadie le llama por su nombre, sino por su famoso apellido, que ahora revela por qué le dicen así. En entrevista con Yordi Rosado, "El Burro" explicó que todo comenzó desde que era muy chico e iba a la escuela.

"En aquella época yo iba en La Salle de Francia, en la colonia Florida. Ahí estaba un güey, Ramón Abascal, que vivía ahí en la calle de Camelia, me acuerdo (...) tenía un chofer al que le decían El Burro. Entonces ese güey rebuznaba. La gente se reía y a mí se me hacía cero cagado, pero gustaba, entonces iba yo por todos lados haciendo eso”, contó.

El conductor que ahora sale esporádicamente en 'Hoy', narró que por un tiempo dejó de imitar los rebuznados pero en una ida a Acapulco, un amigo lo llamó "el burro", recordando que Jorge sabía imitarlo, y él, para quedar bien con unas acompañantes gringas, pues siguió el juego pero no de muy buena gana.

“Dejé de hacerle así (rebuznar) cuando fuimos a Acapulco y un amigo dijo 'El burro, el burro', y unas gringas de '¿Cómo?'. Y él: 'Donkey, the donkey'. Y empecé como pendejo (a rebuznar) y las gringas de así de: 'Ah, que cagado'. Me sentí tan de la chingada que en la vida le volví a hacer como burro, pero se me quedó el apodo”, finalizó.

A pesar de que al principio no le gustaba la idea de que le llamaran así y que no se sentía tan cómodo con las burlas que esto generaba entre sus amigos, ahora él mismo reconoce que no se identifica con su propio nombre sino con el apodo, que incluso su esposa Magda Bleizeffer lo llama así y si en la calle le gritan Jorge, él ni voltea.