Getty Images

Juanes cuenta la vez que fue acusado de robar un Tesla y por poco y termina en prisión

facebook

twitter

whatsapp

Email

Entre risas, el cantante compartió la anécdota en sus redes sociales

Juanes sorprendió a sus seguidores al relatar en Instagram un divertido momento que pasó, pero que por poco lo lleva a pisar la prisión.

El cantante colombiano tituló esa aventura como “Storytime: Me robé un carro #NoEsLoQueParece’, y sí, no es lo que parece ya que realmente no robó un auto, solo tuvo una gran confusión.

Empezó contando que estaba en su estudio trabajando hasta noche cuando llegaron sus hijos y le avisaron que varios oficiales de policía estaban afuera de su casa esperando por él.

“Bajo y me encuentro cinco carros de policía, diez policías armados hasta los dientes, a los que solo veía los ojos. ‘Pero, ¿qué pasó?’”, narró el intérprete de ‘Camisa Negra’.

Los policías le informaron que habían reportado que en su hogar había un auto robado (un Tesla), pero hasta ese momento, Juanes no se había percatado que el auto que estaba en su cochera no era el suyo.

“Veo mi coche aparcado, que es un Tesla, y les digo que estaba comiendo con mi esposa y que acabamos de llegar hace una hora. ‘Yo creo que usted está equivocado’”, les respondió el artista.

Posteriormente, ingresó a su casa pero vio que los oficiales seguían afuera, por lo que decidió abrir el vehículo y mostrárselos. Al hacerlo, se dio cuenta que dentro de él habían cosas que no le pertenecían y cayó en cuenta de lo que había pasado. Y de ahí, fueron por su auto al lugar donde lo había dejado.

“El policía me dice que vamos por mi carro, me subí en la parte de atrás de la patrulla todo regañado. Llego al restaurante y estaba mi carro. En conclusión, nos ‘robamos’ un carro, no nos dimos cuenta”, explicó el músico.

El sistema de los autos Tesla funciona distinto, si el propietario deja la llave dentro, se puede encender y arrancar sin ningún problema.

Afortunadamente, esta divertida confusión no pasó a mayores y Juanes pudo entregar el auto equivocado y tomar el suyo. Admite que los policías estaban “muertos de la risa”, ante este incidente que sucedió hace pocos días.