Ver video

A Leticia Calderón se le subió tanto la fama que llegó a rechazar a sus admiradores

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz reveló que su inexperiencia la hizo cometer errores como dejar de ser amable y atenta

Leticia Calderón comenzó en la televisión desde muy joven, y hoy es conocida no sólo por su talento como bella protagonista o terrible villana, sino también por ser una de las actrices más atentas, accesibles y aterrizadas del medio.

Respecto a esto último, explicó en un live que después de cometer algunos errores, aprendió a lidiar mejor con la fama que la desubicó tanto en su juventud y la hizo no sólo perder el piso, sino la paciencia con la gente que se acercaba a pedirle una foto, un autógrafo o simplemente saludarla.

“Yo empecé a los 14 años a trabajar; era una telenovela tras otra, una tras otra. Y llega un momento en que pierdes la dimensión de a dónde estás llegando, de a quiénes estás llegando y de qué manera estás llegando y, pues sí, en algún momento yo dije ‘Ya basta de autógrafos, ya basta de todo esto, me voy a dedicar más al trabajo’”, dijo en el live de Instagram.

Aunque aceptó que ha sido grosera, también explicó que rápido le cayó el veinte de lo que estaba pasando con su trabajo y la fama, y que el ejemplo más claro para ella fue con ‘Esmeralda’, novela que protagonizó en 1997 y fue un éxito pues interpretó de manera magistral a una mujer invidente.

“Cuando tuve la oportunidad de viajar y conocer a los niños invidentes, conocer otros lugares maravillosos… y ver la emoción que les causó conocer a Esmeralda, me dieron una cachetada, así de ‘¡Hey! Hay mucha gente que te está viendo, que te está siguiendo”.

“Nunca más he vuelto a negarme a un autógrafo, a una sonrisa, a olvidarme de que yo también paso momentos tristes o enojada, o de desesperación o de prisa, y me detengo mucho a decir ‘Ellos no tienen la culpa’, y por supuesto que no saben por el momento que uno está pasando”, terminó.