Ver video

Luz Elena González narra su terrible experiencia al llenarse de larvas por comer pescado crudo

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz asegura que vio cómo algo se movía bajo la piel de su mejilla; varios médicos se equivocaron en el diagnóstico

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Desde hace varios años, en el mundo se ha documentado el consumo de comida exótica en Asia. Incluso se han viralizado esos videos donde se ve a hombres y mujeres comiendo calamares, pulpos y otras especies vivas que les llenan y salen de la boca luchando por su vida.

Lo que le pasó a la actriz Luz Elena González no es así de exótico, pero tiene que ver con pescado crudo y es aterrador. En entrevista con una revista de espectáculos, la tapatía contó que sufrió de una infección por parásitos que contrajo al comer pescado crudo.

Luz Elena detalló que antes de darse cuenta de que tenía larvas viviendo y paseando bajo su piel, experimentó otros síntomas como dolor de cabeza e hinchazón de piel. Y aunque acudió al médico, el diagnóstico no fue correcto, por lo que el medicamento que tomó no fue el adecuado y eso permitió que lo que empezó con una leve infección se convirtiera en una grave infestación de larvas.

Cuando el primer medicamento no funcionó, acudió a otro médico que tampoco atinó a sus malestares y le dio otro medicamento sólo para el dolor de cabeza.

¿Pero cómo se dio cuenta de que tenía parásitos bajo la piel?
La actriz contó que al estar en el área de maquillaje previo a una grabación, estaba atenta a que quedara cubierta una inflamación en su mejilla, por lo que se miró al espejo detenidamente y ahí fue que vio cómo algo se movía bajo su piel.

Como era de esperarse en cualquier película de terror, Luz Elena se desmayó, y al despertar y hacerse los análisis de sangre correspondientes, supo que tenía parásitos que iban de los 20 a 30 milímetros viviendo en su cuerpo.

“Afortunadamente llegué con un buen doctor, un infectólogo que me hizo nuevos estudios y por fin se supo qué tenía en mi organismo. Me dijo que tenía larvas migrans por haber comido pescado crudo y me alarmé terrible, yo sólo decía: ‘Dios mío, quítame esto, por favor”, relató.

Las larvas migrans son comunes y tienen distintas etapas, afectaciones y tratamientos. Incluso hay países como Perú o Brasil en cuyas poblaciones específicas se siguen considerando un problema de salud pública.

Para su pesar, el médico le dijo que lo que había visto se repetiría, pues las larvas seguirían apareciendo porque la medicina provoca que salgan del organismo y mueran. Además de que era probable que tuviera más huevecillos de las larvas adultas.

Para terminar el relato de horror, Luz Elena confesó haber sido curiosa y buscar de qué se trataba, y lo que se encontró fue muy duro de ver: “Yo de curiosa busqué y vi cómo se multiplican, invaden y perforan órganos, pero lo que más me aterró fue que la larva se va hacia los ojos y se los come. Yo le pedí al médico que me diera de todo y tomé el medicamento religiosamente para que no me pasara nada parecido”.

Tras dos meses y medio de tratamiento, le confirmaron que ya estaba sin parásitos, sin embargo le recomendaron tomar un medicamento cada seis meses para eliminar cualquier tipo de parásitos. Además de la visita médica, esta experiencia le dejó la lección de cuidar mejor su alimentación e incluso recomendar a otros que se aseguren que sus alimentos están bien cocidos y desinfectados.