Michelle Salas rompe el silencio: acusa a 'Luis Miguel, la serie' de violentar su intimidad

facebook

twitter

whatsapp

Email

La modelo se pronuncia para señalar que la serie de Netflix sexualizó su imagen cuando tenía tan solo 19 años

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Desde que se liberó el trailer de la segunda temporada de "Luis Miguel, la serie", los fans más apasionados de la bioserie inspirada en la vida de El Sol de México notaron pequeñas señales de que la historia abordaría un momento sumamente delicado en la vida del cantante, y es que en 2008, tras aceptar públicamente la paternidad de Michelle Salas, la entonces adolescente protagonizó un polémico romance con el mánager de su padre, Alejandro Asensi.

En el inicio de esta segunda entrega de la serie, se mostró poco a poco las señales de aquel flechazo con una gran diferencia de edades, cuando ella tenía 19 años y el 39, sin embargo, pocos se esperaron que el final de la temporada terminara no solo revelando la forma en que Luis Miguel se enteró de este romance sino también apreciando una escena sexual entre el personaje de Michelle y dicho representante de Luismi.

Ahora, a un par de días desde que se liberó dicho capítulo final de la bioserie, Stephanie Salas ha roto el silencio a través de sus historias de Instagram para expresar lo sumamente ofendida que se siente con la representación que "Luis Miguel, la serie" hizo de su imagen.

En el texto, la modelo expresó que, si bien creció expuesta al ojo público, y no necesariamente por la fama de su padre sino también la de su familia materna, en el fondo lidiar con las críticas, comentarios, comparaciones e inventos sobre su vida no es del todo fácil y que sobre la marcha aprende de ello.

Sin embargo, esta noche la blogger de moda admite sentirse con la necesidad de expresar su molestia ante la producción de Netflix por sexualizar su imagen cuando ella era tan solo una adolescente y violentar su intimidad, todo esto tras retratar una escena sexual entre el personaje de Michelle y Mauricio Ambrosi, mánager del cantante quien en la vida real sería Alejandro Asensi.

"No se trata de un tema laboral, sino que se trata de mi vida persona, mi familia, mi infancia y mi intimidad. La cual se ha visto expuesta y no necesariamente de la mejor manera", expresó Salas.

"Primero que nada, me parece importante aclarar que yo no permití en ningún momento el uso de mi imagen, mi nombre y mi vida personal. Así como tampoco me consultaron si yo estaba de acuerdo con que mi vida se convirtiera en una serie de televisión y en uno de los personajes principales en la interpretación ficcional de esta", aclaró.

En uno de los momentos más duros del texto compartido por Salas, la nieta de Sylvia Pasquel mencionó a su padre, de quien tiene más de tres años sin hablar y con quien ha tenido una relación de altas y bajas pero que tras el inicio de la producción de "Luis Miguel, la serie" parece que se ha venido abajo y aún mucho más después de la forma en que se retrató el personaje de Michelle en la serie, interpretado por Macarena Achaga.

"Sí, he vivido momentos inolvidables con mi padre y me da gusto que puedan conocer una pequeña parte de la relación que hemos tenido. Pero tengo que decir que me parece verdaderamente innecesaria, irrespetuosa y desafortunada la manera en que la producción decide tratar a una mujer, su hija, para terminar este capítulo de su historia. Sexualizandola explícitamente a los 19 años de edad y violentando su intimidada", escribió acusando a la serie producida por Netflix, Diego Boneta e incluso el mismo Luis Miguel.

Michelle aclaró su necesidad de expresar este sentimiento de disgusto pues asegura que ninguna persona debería sentirse de esta manera, peor aún sin su consentimiento.

"No es justo que utilicen mi vida y mi historia como si tuvieran los derechos de esta y además la distorsionen a su conveniencia", señaló.

Finalmente, la modelo agradeció el cariño y apoyo de la gente y aseguró terminar este tema para darle una vuelta a la página, sintiéndose mejor de haber roto el silencio.