La actriz se refirió al fallecimiento de su bebé antes de nacer

Mezcalent

Natalia Esperón rompe en llanto al recordar cómo falleció su bebé

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz habló de lo difícil que fue perder a su hijo y no poder enterrarlo.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Dicen que la pérdida de un hijo es lo más doloroso que puede experimentar una madre y así lo vivió Natalia Esperón, quien se sinceró acerca de una de los momentos más tristes que ha pasado cuando su bebé falleció días antes de nacer.

En entrevista con Mara Patricia Castañeda, la actriz recordó cómo fue aquel día en el que perdió a dos de los pequeños que esperaba. Y es que desde que se embarazó después de realizarse un tratamiento, le dijeron que tendría a cuatro, sin embargo, al mes empezaron a haber complicaciones.

“Me hicieron el tratamiento y al mes quedé embarazada, eran 4 productos al principio. Te empiezan a hacer hincapié en que es un embarazo de alto riesgo. Pasa un mes y tengo un sangrado, me voy al hospital y ya había perdido a uno de los bebés. Desde ahí, no sé, pero había algo en mí que yo sabía que no iban a ser 3, algo, una intuición, yo sabía”, manifestó.

Después, cuando llegó el día del parto, supo que otro de sus pequeños había perdido la vida dentro de su vientre, justo días antes de nacer. Natalia no pudo evitar romper en llanto cuando narró que no le permitieron ver a Sebastián, como lo llamó.

“Fue un embarazo difícil. Mis hijos iban a nacer, cuando me hacen el ultrasonido se dan cuenta que Sebastián había fallecido, fue brutal, porque ellos iban a nacer un miércoles, yo fui el lunes a un ultrasonido. Todavía me conmueve mucho, es que, cuando me abren, el primero que salió fue Sebastián, y yo pedí verlo y no me dejaron verlo, fue muy fuerte que no me hayan dejado ver a mi hijo”, sentenció.

Esperón no solo tuvo que lidiar con la pérdida de Sebastián, sino también con el dolor de no poder enterrarlo pues estando en el hospital, lo cremaron sin que ella estuviera presente.

“En el transcurso del día que me quedé en el hospital, lo cremaron, lo enterraron y yo no estuve. Fue tan rápido, de un minuto a otro cambió mi vida. Mis hijos ya estaban en una incubadora porque tenían sufrimiento fetal, porque mi chiquito tenía como tres días de haber fallecido”, contó.

Después de eso, Natalia Esperón tuvo depresión postparto, el cual provocó que su matrimonio se quebrara: “Fue un dolor muy duro. Le faltaron sus misas a mi chiquito, como que quedaron muchas cosas incompletas, entonces quedé rota por dentro, muy fuerte”.