Ver video

Rocío Sánchez Azuara revela los dolorosos momentos de violencia que sufrió con su ex

facebook

twitter

whatsapp

Email

La conductora contó cómo, a tres meses de dar a luz, una golpiza le abrió la cesárea

Rocío Sánchez Azuara ha tenido una vida llena de éxitos profesionales pero también de episodios difíciles y dolorosos. Uno de los más duros, después de la pérdida de su hija a causa del lupus fue la relación que sostuvo con Jorge León, quien es el padre de su primer hijo, Jorge Arturo.

Al abrir este amargo episodio de su vida, Azuara contó que con apenas 18 años decidió casarse con Jorge León, y que tan solo dos años después de comenzada esa relación, empezó a vivir un infierno lleno de violencia.

Uno de los momentos más oscuros de esa relación fue cuando, a tres meses de haber dado a luz, su entonces marido le dio una golpiza que le abrió la cesárea.

“Jorge Arturo tenía tres meses. Jorge León sufría ataques epilépticos y al ir al médico le recomendaron no beber alcohol y no comer irritantes, además de ponerse una pastilla sublingual todos los días. No llegó a la casa a dormir. Pero haz de cuenta que le dijeron ‘vete por la libre, no pasa nada’”, relató.

“Hubo una vez que no llegó a la casa a dormir, ¿qué fue lo primero que me pasó por la cabeza?, algo le pasó (...) Llamé a la Cruz Roja, a la Cruz Verde, al forense, a todos lados. Tanto su hermana como yo ya lo dábamos por muerto, no sé lo que le pasó. Apareció como a eso de las 11 de la mañana y lo único que pregunté fue ‘¿dónde estabas?’, fue todo. El tipo medía 1.98, cinta negra, un cuerpo impresionante. Me dio una patada, me tiró al suelo y me abrió la cesárea. Yo lo único que hice fue hacerme bolita como escarabajo, me quedé ahí y él otra vez se volvió a salir. Yo me quedé en shock un buen rato”, relató.

Rocío no quiso contarle a su familia sobre ese episodio de horror por vergüenza y porque sabía que lo podían matar, sin embargo se abrió con una prima y ella fue quien le ayudó acompañándola y protegiéndola. A partir de entonces, él desapareció de su vida.

Sobre su hija Daniela, contó que la desahuciaron cinco veces, sin embargo logró mantenerse bien durante 17 de sus 20 años.

Los últimos años de Daniela fueron dolorosos, injustos, y ella le echó demasiadas ganas para seguir viva”, dijo.

Hacia sus últimos momentos de vida, Rocío reveló que su hija le pidió permiso para irse. “Vamos a hacer un pacto, si yo me voy primero, tú vienes por mí. Y si tú te vas antes, vengo por ti, pero siempre vamos a estar juntas”, contó que le dijo su hija antes de morir.