Romina Marcos se retira sus implantes de seno tras perder más de 18 kilos

facebook

twitter

whatsapp

Email

La hija de Niurka aseguró estar más que feliz por finalmente decirle adiós a sus prótesis mamarias

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

En agosto del 2020, Romina Marcos anunció a sus seguidores que, en el camino a continuar con una transformación física que le hizo perder más de 18 kilos, la joven hija de Niurka estaba lista para decirle adiós a los implantes de seno que recibió a la edad de 20 años.

La joven explicó en aquel momento que, tras su gran pérdida de peso, las prótesis mamarias que cargaba ya no se ajustaban a su figura actual, además de que, en un intento de mejorar su amor propio, intentaba decirle adiós a la silicona, para aceptarse con su talla de brasiere original.

Finalmente, luego de medio año de espera, ayer por la tarde Romi Marcos confirmó su salida del quirófano, anunciando con éxito su operación de retiro de implantes y mostrándose feliz de comenzar una nueva etapa con su cuerpo.

"Esta soy yo después de mi operación. Todo salió increíble y no puedo estar más feliz, gracias mil veces. Hinchadita pero feliz. En estos días haremos Q&A para responder a todas sus dudas... Hoy fue un día hermoso para mí", mencionó la hermana mayor de Emilio Osorio.

Romi se había sometido a cirugía de aumento de busto a la edad de 20 años, misma que fue en aquel entonces un regalo de cumpleaños. Tras aquella intervención, y un mal cuidado post-operatorio, la joven comenzó a presentar complicaciones y molestias en sus senos recién operados, pues uno de ellos quedó más arriba que el otro.

Ella relató toda su experiencia de incomodidad y dolor en el video de su canal de YouTube donde anunció sus deseos por retirar la silicona, donde además contó que tras su pérdida de peso, aquella talla de busto parecía ya no corresponder no solo a su cuerpo, sino también al cambio en su percepción sobre la belleza y el amor propio.

“La verdad es que, ahora, yo no me siento tan cómoda con ellas porque si las siento grandes. Mucha gente me dice que no, pero pues así es como yo las siento. No sé, me incomoda correr. Si no tengo un sport bra o algo que me sujete bien, no puedo correr porque ‘vuelan’”, explicó la joven de 25 años.

A finales del 2020, Romina Marcos fue honesta con el público al admitir que, pese a que obtuvo los resultados deseados tras su pérdida de peso y cambio de imagen, la realidad es que reducir tallas no hizo un cambio en su estado de ánimo o la percepción que tenía sobre su cuerpo, sino al contrario, obtuvo una gran presión de mantenerse delgada, poniendo incluso en riesgo su salud mental.

"Sé que va a sonar gracioso, pero era más feliz cuando estaba gordita. Siento que desde que bajé de peso he estado muy preocupada por llegar a una meta o mantenerme en mi peso. Es muy difícil muchas veces hacer lo correcto, la gente siempre va hablar y te va a criticar. Las expectativas son de ellos no tuyas. Pero la medida de lo que para ti es mejor, es que siempre te debe hacer feliz o dejar un sentimiento de haber hecho lo correcto", explicó Romina en un video de más de 24 minutos, titulado "Mi realidad".