carlosrojas20/Getty Images/iStockphoto

Tips para preparar el mejor pozole; fácil y para solteros

facebook

twitter

whatsapp

Email

Si este mes patrio quieres comer mucho y rico, además de ahorrar, este pozole rojo es para ti

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Ya es septiembre y ¡viva México! Más si se celebra con un buen plato de pozole, que con su orégano, que con su limón, que con su rábano fino, que con su lechuga y mucha maciza y que con su acompañamiento de tostada con cremita ácida.

¿Se te antojó? Pues según estos tips, hacer un pozole rico y rendidor no hay imposibles, ni siquiera que no sepas cocinar o que lo hagas solo para ti, en caso de que estés lejos de tus amigos y familia.

Desde su descripción, el pozole no se complica, es maíz cacahuazintle y carne de cerdo (o pollo), y ya al gusto vienen los chiles y las especias con las que más te guste sazonarlo. Pero así como se come en el centro y sur del país, el más popular es el pozole rojo, que adquiere ese color por el chile guajillo y chile ancho que se agrega en su preparación.

Ingredientes:

Si estás decidido a probar suerte con el guiso típico de las fiestas patrias, sólo necesitas ir al mercado y comprar dos paquetes de maíz pozolero precocido, medio kilo de maciza de cerdo, medio kilo de costilla y medio kilo más de lomo, espinazo o cabeza, según el gusto. Además, una cebolla, una cabeza de ajos, orégano, 5 chiles guajillos y 5 anchos y sal al gusto. Puedes agregar también cuatro clavos de olor, 4 pimientas enteras, cinco hojas de laurel y una pizca de comino para darle más sabor.

Para acompañar puedes comprar lechuga, rábanos, más cebolla, limones, tostadas, crema, queso rallado y salsa de chile de árbol.

Preparación:

Lava el maíz pozolero que ya viene precocido. Ya limpio, cuando sale el agua transparente, ponlo en una olla cubierto de agua y déjalo hervir a fuego medio bajo hasta que se reviente y esté suave.

Al mismo tiempo, lava y pon a cocer la carne con dos ajos y un pedazo pequeño de cebolla. Pasados también unos 40 minutos o una hora, debe estar cocida y tierna.

Tip: Puedes poner a cocer la carne en la misma olla donde está cocinándose el maíz.

Mientras esto se cocina, remoja todos los chiles en agua caliente, ya que estén tiernos, agrega la punta de una cuchara sopera de orégano. Muele los chiles con todo y agua, y en caso de que tengas las especias opcionales arriba mencionadas, agrégalas. Cuela la mezcla y échala en la olla del maíz.

Mientras se integra el chile con el maíz, revisa si la carne está tierna. Si es así, pártela en cuadritos y agrégala a la olla de maíz junto con el agua donde se coció pero sin el ajo y la cebolla que pusiste para que se cocinara. Ponle sal al gusto. Deja que todo se incorpore y hierva por algunos minutos. Listo, ya tienes tu pozole.

Ahora puedes servirlo en un plato hondo y acompañarlo con la lechuga, los rábanos y más orégano si así quieres. No olvides las tostadas con crema. Ñam.