GETTY IMAGES

William Levy recuerda las carencias que tuvo de niño y cómo mejoró su vida al dejar su país

facebook

twitter

whatsapp

Email

El actor compartió que hace 25 años su vida cambió cuando decidió dejar Cuba y siguió sus sueños en Estados Unidos

Los sueños sí se cumplen y prueba de ello es William Levy , quien desde niño siempre deseó tener una mejor vida, por lo que no dudó en trasladarse de Cuba a Estados Unidos y trabajar por ellos.

A través de un emotivo mensaje que compartió en redes sociales, recordó que hace 25 años dejó su país natal, aunque asegura que tuvo una hermosa infancia, no la tuvo fácil, ya que tuvo muchas carencias económicas.

“Aunque tuve una infancia hermosa en Cuba, debo decir que no fue la más fácil. Con solo un cuarto de pollo por persona al mes, un pan por persona al día y raciones de comida limitadas, siempre tenía hambre. No teníamos lujos como pasta de dientes, así que usamos carbón y bicarbonato de sodio. Poníamos calcetines juntos para hacer una pelota de béisbol y jugamos sin zapatos”, recordó el galán de telenovelas.

Pese a eso, comparte que aún viviendo de esa manera, encontraban la manera de ponerse creativos y no sufrir lo que estaban viviendo. Sin embargo, lo más complicado de vivir en Cuba era la falta de libertad.

“La parte más difícil de crecer en Cuba, la parte que atacó nuestras almas, fue no tener libertad. Nuestra capacidad de soñar y nuestros destinos eran limitados”, contó el actor de Sortilegio, “sabíamos que no importaba cuánto trabajáramos o estudiáramos o cuán grandes fueran nuestros sueños, siempre tendríamos los mismos resultados. Todos estábamos destinados a vivir la misma vida pobre y miserable sin futuro”.

Ver esta publicación en Instagram

Aunque tuve una infancia hermosa en Cuba, debo decir que no fue la más fácil. Con solo un cuarto de pollo por persona al mes, un pan por persona al día y raciones de comida limitadas, siempre tenía hambre. No teníamos lujos como pasta de dientes, así que usamos carbón y bicarbonato de sodio. Poníamos calcetines juntos para hacer una pelota de béisbol y jugamos sin zapatos. Con creatividad e ingenio siempre encontramos una manera de perseverar. Pero la parte más difícil de crecer en Cuba, la parte que atacó nuestras almas, fue no tener libertad. Nuestra capacidad de soñar y nuestros destinos eran limitados. Sabíamos que no importaba cuánto trabajáramos o estudiáramos o cuán grandes fueran nuestros sueños, siempre tendríamos los mismos resultados. Todos estábamos destinados a vivir la misma vida pobre y miserable sin futuro. Finalmente, me di cuenta de que mi única esperanza era abandonar el país. Pasé mis días contemplando el océano y soñando con algún día llegar a los Estados Unidos de América, un país donde todo es posible. Ayer se cumplió el 25 aniversario del día en que ese sueño se hizo realidad. No tenía dinero y no hablaba el idioma, pero eso no importó porque finalmente tuve la libertad de vivir la vida que elijo y en los Estados Unidos, el cielo es el límite. Esto también marca el día en que se abrió la puerta al resto del mundo. Desde entonces , ha sido un hermoso viaje. Gracias Dios, gracias Estados Unidos, gracias México, gracias América Latina y gracias a todos mis fanáticos de todo el mundo por darme tanto amor y hacer realidad los sueños de ese pequeño niño cubano. Song : Los Balseros de Hansel y Raul

Una publicación compartida de William Levy / Actor Producer (@willevy) el

Aunque fue duro dejar a su familia, él comparte que la “única esperanza” que tenía para progresar era salirse de su país y buscar una nueva oportunidad en Estados Unidos, algo que siempre deseó y que hace 25 años lo hizo posible.

“Ayer se cumplió el 25 aniversario del día en que ese sueño se hizo realidad. No tenía dinero y no hablaba el idioma, pero eso no importó porque finalmente tuve la libertad de vivir la vida que elijo y en los Estados Unidos, el cielo es el límite”, escribió el artista.

Agradece cada una de las puertas que se le han abierto fuera de Cuba y que le han permitido formar una carrera en el medio artístico, así como una familia que no padece necesidades económicas.

“Gracias Dios, gracias Estados Unidos, gracias México, gracias América Latina y gracias a todos mis fanáticos de todo el mundo por darme tanto amor y hacer realidad los sueños de ese pequeño niño cubano”, así terminó el texto que compartió junto a un video con imágenes de Cuba y de su niñez.

Hasta el momento, el video tuvo más de 353 mil reproducciones y miles de comentarios en los que aplaudieron la valentía del famoso actor. Entre ellos está el mensaje de Omar Chaparro: "Eres un ejemplo de que los sueños se cumplen querido William, te mando un abrazo grande loco".

El actor de 39 años de edad, ha formado una hermosa familia junto a Elizabeth Gutiérrez y sus dos hijos Christopher y Kailey, a quienes no duda en presumir en sus redes sociales. Recientemente, su pareja compartió algunas imágenes de la residencia que hace poco adquirieron en Miami, fruto de su trabajo.