Agencia México

21 de noviembre del 2000: el cumpleaños más trágico para Marina de Tavira

facebook

twitter

whatsapp

Email

En entrevista con 'Montse & Joe', la actriz de 'Roma' contó la misteriosa conexión que tiene su cumpleaños y la muerte de su padre

En el 2019 la mayoría de los mexicanos conocen el nombre de Marina de Tavira y relaciona a la actriz con el fenómeno de la película Roma (2018). Sin embargo, pocos saben sobre la coincidencia entre su cumpleaños, el día que perdió a su padre y un estreno importante en su carrera.

La actriz compartió con Monserrat Oliver y Yolanda Andrade todo lo que vivió el día del asesinato de su padre, Juan Pablo de Tavira, un 21 de noviembre del año 2000, mismo día en el que ella cumplía 27 años.

"Era mi cumpleaños y habían ido por mi pastel cuando entró la llamada. Mi tío Luis estaba ahí y le habló por teléfono mi mamá. Él se fue y los demás cantaban con mi pastel, pero mientras estaban cantando, yo sentía que algo acababa de suceder. Recuerdo apagar las velas sabiendo que algo había pasado".

La actriz también comentó que no solo la coincidencia entre su cumpleaños y el aniversario luctuoso de su padre compartían la misma fecha, sino también el estreno de la película Roma, misma por la que recibió su primera nominación al Oscar.

"Curiosamente, 19 años después de su muerte se estrenó Roma, un proyecto tan importante para mi vida, para mi carrera [...] Al final, que haya sido ese día hace que me sienta vinculada de alguna manera, como una forma de unirnos".

Aunque su padre fue un hombre apasionado del derecho y la criminología, el abogado siempre soñó con dedicarse a la actuación, sin embargo era algo que su familia no aprobaba. A pesar de eso, intentó dedicarse al teatro en su tiempo libre e incluso actuó en obras presentadas en penitenciarias para reos.

Fue así que en el momento en el que Marina decidió dedicarse a la actuación su padre no pudo sentirse más orgulloso. Él visitaba constantemente a su hija en teatro, donde la actriz se ha desarrollado durante más de una década.

Durante toda su carrera, Juan Pablo de Tavira, se enfrentó a grandes mafiosos de México y lucho por encarcelarlos a todos.

En 1995, poco después de tomar la dirección general de la PJF, las personas encargadas de cuidar de su seguridad se vendieron al crimen organizado, atentaron contra su vida y fue envenenado con un gas que lo dejó en coma durante dos días.

Aunque posteriormente tuvo complicaciones debido al gas venenoso, como daños en el sistema nervioso y los pulmones, de Tavira se recuperó continúo con su trabajo durante cinco años más.

En aquellos momentos, él estaba alejado de su familia, con la misma intención de protegerla y vivía solo en la carretera de Toluca, justo en la mitad entre el Penal de Almoloya y la Ciudad de México.

De cuatro tiros en la cabeza, fue asesinado el 21 de noviembre del año 2000 en el Centro Universitario de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.

Quizá te interese: