Ver video

Sylvia Pasquel revela que la pandemia la tiene en serios problemas económicos

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz teme no poder superar que su foro se mantenga cerrado; sigue pagando sueldos y servicios completos

La pandemia ha sido dura para el entretenimiento, tanto empresarios como empleados se han unido ya a la considerable lista de famosos que están en dificultades económicas y han tenido que buscarse otras ocupaciones en lo que su trabajo vuelve a la normalidad.

Más allá de su faceta como actriz, Sylvia Pasquel reveló que está atravesando por una fuerte crisis económica debido a la pandemia por covid-19. Y es que según dijo al programa Hoy, las medidas sanitarias han golpeado fuertemente a la industria teatral. Y ella en particular, como productora y gestora teatral, ha tenido que enfrentarse al problema de que aún con su foro cerrado, ha tenido que pagar servicios de luz y agua que no corresponden al consumo actual, sino a meses pasados, cuando el teatro funcionaba al 100%.

“Traigo un pleito con la luz y el agua porque como los medidores están adentro, pues me siguen cobrando la última lectura. Entonces, el foro sigue pagando 6 mil pesos de luz, cuando hace 4 meses que no trabaja, que no hay nadie, que no hay ni un gasto ni de luz ni de agua. Ha habido muchas cosas injustas que han pasado en relación a ese tipo de servicios”, dijo la primera actriz.

Sylvia aclaró que en lo que a los empleados del teatro respecta “están en su casa con su sueldo del cien por ciento”.

Sobre cómo ve el panorama para volver a la nueva normalidad, manifestó que hay mucha incertidumbre sobre todo para el medio artístico.

“Quién sabe a la hora que abramos las puertas de los teatros también cómo va a estar la gente; si va a tener miedo de acudir a lugares como estos o si van a pedirnos que abramos al 35 por ciento de cupo, lo cual ya dijimos todos que no. No vamos a abrir en esas condiciones porque, al final del día, ¿quién aguanta una temporada con el 35 por ciento?”.

Al final, Sylvia concluyó que todo será difícil porque, mientras a unos se les exige trabajar al 30% de su capacidad, pues ni la luz, ni el agua ni el teléfono bajarán al 30%.