¿Por qué la lucha por los derechos LGBTTQ+ está lejos de terminar?

Mientras existan personas a las que se les impida amar, vestir e identificarse libremente sin ser discriminados, la lucha continúa

logo

Terminó junio. En redes sociales, las marcas quitarán la foto del arcoíris en su logotipo y bajarán las banderas de la fachada de su oficina.

Unas horas después de la Marcha del Orgullo Gay, realizada este sábado 29 de junio en Avenida Reforma de la CDMX, algunas personas expresaron a través de redes sociales comentarios que aseguraron que la comunidad "ya tuvo su día".

Momentos históricos en la lucha por los derechos LGBTQ+

Momentos históricos en la lucha por los derechos LGBTQ+

Los disturbios de Stonewall comenzaron el 28 de junio de 1969, cuando los asistentes al icónico bar gay decidieron resistirse a una redada policíaca, resultando en varios días de protestas.

AP
1 / 8

El problema es que, aunque poco a poco la sociedad comienza a ser más abierta, continúan existiendo una enorme cantidad de prejuicios hacia la comunidad LGBTQ+.

Publicidad

Este año, se sumaron más marcas que nunca a la marcha, montando carros alegóricos repletos de globos, música y colores. Y fue toda una fiesta, los asistentes fueron testigos de batucadas con tambores y silbatos, cerveza por doquier y miles de personas.

Celebrar está bien, pues no queda duda de que muchos viven una realidad muy distinta a la de aquellos que perdieron sus vidas hace 50 años en Nueva York, donde se llevó a cabo la redada de Stonewall, bar gay donde tantos fueron violentados.

Y es que, mientras hayan padres que desconozcan a sus hijos, despidos injustificados o cualquier tipo de abuso, seguiremos lejos de dónde la sociedad debe de estar.

Publicidad

Amar libremente, independientemente de la orientación sexual, no debería celebrarse únicamente en junio; los derechos humanos se deben de garantizar a todos los 365 días del año.

Es por eso que, mientras existan personas a las que se les impida amar, vestir e identificarse como quieran sin ser rechazados, la lucha continúa.