Amber Heard ahora es acusada de perjurio en Australia

facebook

twitter

whatsapp

Email

Tras su juicio contra Johnny Depp, la investigan por rendir falsos testimonios.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Amber Heard parece no encontrar tregua ante tantos problemas, y es que después de ser encontrada culpable de difamar a Johnny Depp en uno de los juicios más mediáticos de los últimos años, lo que le ha dejado una gran fila de haters, ahora la actriz que no tiene dinero para saldar su cuenta de 10.35 millones de dólares, está siendo investigada por presunto perjurio.

Todo se remonta a un incidente en 2015, que dejó al descubierto que la estrella de 'Aquaman' ingresó dos perros Yorkshire a Australia de manera ilegal, por lo que podría ser acreedora a algunos cargos ante las autoridades de aquel país.

Fue a inicios de esta semana, el pasado 29 de junio que un portavoz del Departamento de Agricultura, Agua y Medio Ambiente de Australia dijo a publicación Newsweek que Heard está siendo investigada por rendir falso testimonio para evitar ir a la cárcel u otras repercusiones durante su “juicio de importación ilegal de animales de 2015”.

Y es que se supone que tanto Heard como Johnny, llegaron a Australia en un jet privado donde llevaban a sus dos perros, Pistol y Boo, y no lo declararon, evitando de manera premeditada la estricta política de cuarentena que rige en el país.

Como resultado de ese hecho, Heard fue declarada culpable de falsificar documentos de viaje, por lo que en su momento pagó una multa de 7,650 dólares, e incluso ella y su exmarido grabaron un video para disculparse por este comportamiento, alegando que pensaban que los documentos de los perros estaban en regla.

El caso parecía olvidado, pero después de que Kevin Murphy, el administrador de bienes del actor, la acusó durante su más reciente pleito contra Johnny, de saber perfectamente lo que hacía con sus mascotas en ese viaje, es que el caso se reabrió.

Se piensa que la declaración que terminó por hundirla en este proceso, fue que Murphy aseguró que aunque trató de convencerla de no llevar a los animales porque la ley es muy estricta y los castigos brutales, pues sus perros pudieron ser eutanasiados, a ella no le importó.