Ana Patricia Rojo vende productos para bajar de peso y manda contundente mensaje tras críticas

Getty Images

Ana Patricia Rojo responde a quienes la critican por vender suplementos alimenticios

facebook

twitter

whatsapp

Email

Orgullosa, asegura su nuevo trabajo no la demerita como actriz

La pandemia mundial por covid-19 ha dejado duros estragos económicos. Y los famosos no se han salvado de estar en aprietos con el dinero, tanto así que muchos se han dedicado a emprender nuevos negocios para salir adelante.

Y ya sea vendiendo donas, marquesitas, hamburguesas o hasta con talleres mecánicos, muchos han encontrado éxito fuera de la actuación. Tal es el caso de Ana Patricia Rojo, quien ha dejado de lado sus papeles en telenovelas para entrar en el negocio de los suplementos alimenticios y otros productos para el control de peso.

La incursión de Ana Patricia en este nuevo giro comercial no es nueva, pues lleva ya algunos meses en este reto como empresaria, sin embargo no ha sido hasta ahora que se dio el tiempo de responder a todas las críticas y burlas que ha recibido.

Eso no creo que me quite como actriz, eso no creo que me quite como ser humano, eso no creo que sea lamentable ni para generar lástima por parte de ninguna persona. Yo no sé por qué de repente se convirtió en ‘Ana Patricia Rojo está vendiendo jugos, Ana Patricia Rojo está irreconocible, Ana Patricia Rojo tiene que hacer batidos para vivir’, y si así fuera, señores y señoras, creo que no tendría nada de qué avergonzarme. Si yo tuviera que ir a hacer batidos para traer un ingreso a mi casa, lo haría”, dijo contundente la actriz que tiene más de 20 años de trayectoria impecable.

Ana Patricia aclaró en julio que si bien las circunstancias de la pandemia la animaron a dar el paso con su negocio, ella ya lo tenía planeado desde hace tiempo pues planeaba estar más tiempo en su casa. Y ahora, con la respuesta a sus críticos, dejó claro a un programa de espectáculos que ella ha trabajado siempre, y al ser proveedora en casa, no la avergüenza hacer lo que sea necesario por mantener bien a su madre y dos hijas.

Empecé a trabajar a los cinco años, soy una madre que está encargada de sus hijas al cien por ciento, tengo una mamá de cierta edad que también depende de mí y además no solo eso, sino que cuando somos trabajadoras y cuando estamos acostumbradas a producir por supuesto que queremos seguir haciéndolo y no esperar a que nos caiga el maná (alimento) del cielo o a que pasen las contingencias para volver a pisar un escenario”, remarcó.