Ver video

Con banda y mariachi, así fue el emotivo último adiós a Flor Silvestre

facebook

twitter

whatsapp

Email

Su hijo Pepe compartió cómo se vivió la despedida de la matriarca de los Aguilar

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Flor Silvestre dejó la instrucción: “Quiero que cuando me entierren lo hagan con dos mariachis, con dos grupos y con la banda, por supuesto”. Y así fue, Pepe Aguilar compartió cómo sucedió la emotiva despedida de su madre.

Los restos de Flor Silvestre, quien “se fue dormidita” a los 90 años en su rancho familiar El Soyate, en Zacatecas, se quedarán junto a los de su gran amor en vida, Antonio Aguilar, en una capilla hasta la cima de un cerro en el mismo rancho.

Pepe compartió algunos de estos momentos, justo antes de que ingresara el ataúd de doña Flor a la capilla. Antes hubo una misa donde familiares y amigos lloraron la partida de la talentosa actriz y cantante, símbolo inequívoco de la belleza mexicana de los años 30.

Con esta celebración a su vida, se cumplió la última voluntad de Flor Silvestre, matriarca del clan Aguilar que será recordada hasta el fin de los tiempos por canciones tan emblemáticas para la cultura mexicana como ‘¡Qué bonito amor!’ y ‘Échame a mí la culpa’.

“Tenemos partido el corazón, antes de decirles lo que tengo que decir, quiero agradecer a todo aquel que entregó su tiempo, esfuerzo, corazón y energía en los últimos años por el bienestar de la señora Flor”, dijo Pepe Aguilar al comenzar el discurso de despedida de su madre.

“Aunque era medio enojona, te agarraba y no te soltaba. Toño siempre fue su preferido, era una mujer muy buena, tenía unos valores muy profundos, nos daba todo, todo el tiempo”, siguió Pepe con la voz quebrada.

Antes de terminar el sensible último adiós, Antonio Aguilar Jr. tomó la palabra y compartió una revelación dura pero de mucho amor que demuestra la entereza de quien le diera la vida: “El carácter de mi madre fue fundamental para para que mi padre llegara a donde llegó (...) entonces cuando se queda sin ese otro complemento ella sí quería irse luego luego con mi papá porque no estaba feliz”.

Estas sentidas palabras confirmaron que, aunque estuvo casada más de una vez, Flor encontró el amor pleno al lado de su incondicional don Antonio Aguilar, con quien formó la orgullosa familia que fue a despedirla en completa unión.

Como informó la familia en un comunicado, Flor se fue en un sueño, haciendo honor a su propia vida.