Dalilah Polanco habla del romance que tuvo con Eugenio Derbez: 'Nunca lo vi feliz al cien'

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz recordó cómo fue la relación con el comediante y lo que provocó su ruptura

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Eugenio Derbez tuvo romances muy sonados con varias personalidades del medio artístico, entre ellas, Dalilah Polanco. Entre el 2003 y el 2007 fueron pareja y, aunque ya pasó una más de década desde que le pusieron punto final, aquella relación sigue siendo tema de conversación.

En entrevista con Yordi Rosado, Dalilah habló como nunca de aquella relación que tuvo con quien fuera su compañero y productor de la exitosa serie ‘La Familia P. Luche’; ella daba vida a Martina, amiga y vecina de Ludovico.

“Era un gran grupo. Hubo un tiempo de la vida en el que el señor Gus Rodríguez, Consuelo Duval, Pierre Angelo, Eugenio y yo, los 5, nos juntábamos en camerinos de alguno para platicar, los 5 estábamos en proceso de divorcio. Hicimos una gran familia”, recordó.

En la charla, mencionó que conoció a Eugenio desde tiempo atrás, pero que en el momento que les toca trabajar juntos, cada uno tenía una relación, ella estaba casada con Sergio Catalán y él estaba con Sarah Bustani.

“Yo a Eugenio lo conocí en el ochenta y tantos, pero lo conocía de lejos, lo conocí cuando tuvo su primera niña, Aislinn. Le fui conociendo a las mujeres y a los hijos. Éramos compas, yo estaba casada con Sergio Catalán y él estaba con Sarah Bustani. Cada quien tenía su cada cual en la primera temporada (de La Familia P. Luche)”, comentó.

Posteriormente, Dalilah y Sergio decidieron divorciarse, y fue cuando Eugenio la empezó a cortejar. La comediante afirma que ellos comenzaron a salir cuando ambos YA eran solteros y no como muchos medios dijeron.

“Yo me divorcié en agosto y a los tres días el señor me estaba invitando a salir. Ya habíamos platicado del tema y le dije ‘Aguántame tantito porque no me he divorciado’, y de nada sirvió todo lo que esperamos porque a la hora de la hora, acabó como que yo había dejado a Sergio por Eugenio y Eugenio a Sarah por mí, pero no fue así, al menos en mi historia no fue así”, aclaró la también presentadora.

Sobre cómo fue la relación que tuvieron, Dalilah mencionó que no fue sencilla, pero le dejó un gran aprendizaje en su vida, pues ella sentía que Eugenio era una sombra muy grande para su carrera.

“Era muy buena y muy difícil, era de aprendizaje. Sentí que estaba yo… bueno, mi primer matrimonio fue tan divertido, que sentí que salí de castorcitos para entrar a las grandes ligas, porque acá había muchas responsabilidades, porque era el señor actor, el señor director, el señor actor. Tenía que estar a la altura, o sea, el señor Eugenio Derbez es una sombra muy grande. Y estar bajo su sombra es maravilloso porque te sientes protegido en unos aspectos, pero también te sientes a la sombra”, compartió.

Durante su romance, considera que no veía del todo feliz a Eugenio, pero desea que en estos momentos de su vida sí lo sea junto a Alessandra Rosaldo.

“Me sentía en una escuelita de aprendizaje, porque sentía que era su asistente ejecutiva bilingüe, pero su secretaria, pero su ama de llaves, pero su novia, pero su amante, su actriz, su complice, o sea, sentía como que tenía muchísimas obligaciones. Probablemente, en el momento en que yo estuve con él, nunca lo vi feliz al cien. Dios quiera que hoy sea feliz al cien, es lo único que le deseo porque yo conocí un señor que era exitoso y maravilloso”, puntualizó.

Dalilah también recordó la convivencia que tuvo con los hijos de su entonces pareja, Aislinn, Vadhir y José Eduardo, a quienes conoció cuando eran unos adolescentes. “Me recibieron muy bien, me divertía mucho, de verdad, con la familia de Eugenio me llevé increíble. Aislinn era confidente, amiga, aunque pintamos raya por respeto”.

Pero Polanco destacó que haber terminado esa relación fue muy duro, incluso más que su divorcio con Sergio Catalán.

“(Me dolió) muchísimo, cañón. Me dolió más que con Sergio porque con Sergio todo fue muy de amigos, y aquí fue muy doloroso. Además, como hubo mucha prensa, fue muy fuerte. No sé cuánto tiempo me costó, no fueron meses, peor sí fue un gran tiempo de mi vida”, comentó.

Además, le llegó a molestar que después de haber terminado la siguieran vinculando con él: “No sabes lo terrible que era salir a un escenario a dar una función y escuchar a la gente: ‘Es la de Derbez’, porque no soy ‘la de Derbez’, soy Dalilah Polanco. El señor tiene otra vida y yo tengo la mía”.

Con el tiempo pudo reencontrarse con Eugenio Derbez y hablar de ese amor que se tuvieron y sanar las heridas que le dejó: “Nos dimos con el hombro, nos volteamos a ver, nos abrazamos y hablamos. Desde entonces le hago siempre la misma pregunta, ‘¿ya eres feliz?’”, finalizó.