Francisca Lachapel responde a quienes le han dicho ‘gorda’ y ‘vieja’ ahora que está embarazada

facebook

twitter

whatsapp

Email

La conductora confesó estar en shock ante las críticas a su cuerpo y asegura que no busca ser la 'embarazada perfecta'

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Con los años nos hemos acostumbrado a ver a famosas actrices, modelos y cantantes con embarazos aparentemente perfectos. Barrigas pequeñas, redondas y sin estrías en cuerpos que parecieran no moverse un gramo mientras otro ser humano crece en el útero.

El sentido común apunta a que no todos los cuerpos tienen el mismo proceso y por lo tanto cada embarazo es diferente y le afecta de maneras distintas. Y como ya te lo hemos contado en Unicable, el embarazo afecta de manera muy particular al cuerpo .

Pero más allá de los procesos biológicos, hay estándares sociales que muchas mujeres se sienten comprometidas a cumplir, incluso a costa de su propia salud física y mental. Ese ha sido el caso de Francisca Lachapel, ex Nuestra Belleza Latina 2015 y conductora que está en los primeros meses de embarazo y ya experimentó la crueldad de algunas opiniones no pedidas sobre su físico.

La conductora de Despierta América usó sus redes este martes para enviar un contundente mensaje al respecto, en él pidió sensibilidad, discreción y se sinceró sobre los complejos que le han hecho sentir algunos comentarios malintencionados sobre su embarazo.

“Soy un ser humano que siente, que padece y tengo que sacar esto porque ya me está afectando”. Tenemos que tener más empatía, tenemos que filtrar las cosas que uno dice, hay que filtrarlas”, dijo.

Y detalló: “Me han escrito cosas como que estoy gorda, que esto del embarazo no me sienta muy bien, que ahora me visto como una vieja (...) Me quedé en shock y con la boca abierta. No puedo entender todavía la falta de sensibilidad de mucha gente”.

Francisca hizo énfasis en todas aquellas peticiones que se hacen a las mujeres desde que nacen y cómo se condiciona con críticas la supuesta “perfección femenina” que todas deben alcanzar incluso a costa de ellas mismas.

Remarcó que en su caso, su embarazo no ha sido la excepción a esas exigencias de perfección y que ya llegó un punto en el que no soporta más la insensibilidad de la gente que opina sólo porque puede.

Yo estoy muy lejos de ser. Yo soy una embarazada, siento yo, normal”, dijo y remarcó que no todos los embarazos implican los mismos procesos: “no engordan sus extremidades, solamente hacen la barriguita, la criatura como por dentro, pero hay otras embarazadas que la realidad es totalmente distinta y yo soy de esa parte del grupo”.

Francisca se sinceró sobre sus cambios y contó que ha aumentado su peso y temperatura, además de que le crecieron los senos y las piernas se ensancharon al punto en que se roza al caminar.

Sobre su nueva manera de vestir, dijo que ahora se viste así porque se siente más cómoda y que si siguiera vistiéndose como antes, de cualquier manera la criticarían.

Me ha costado tantísimo, muchísimo adaptarme a este nuevo cuerpo, a la manera en cómo se ha transformado mi cuerpo para poderle dar vida, soporte a mi criatura. Entonces, me visto de la manera en que me siento más cómoda”.

Y terminó: “son muchas cosas por las que una pasa, como para también tenerle que estar prestando atención a ciertos comentarios, como también recibir la presión de ser una embarazada perfecta”.

Francisca no es la primera ni única famosa que ha confesado sentirse juzgada por cómo se ve embarazada o después de parir. Muchas famosas han hablado de la presión que hay alrededor de la maternidad y la “obligación” de mantener su “cuerpo perfecto”. Basta recordar a Ashley Graham y sus estrías, la línea alba de Cardi B, y el sobrepreso de Katy Perry, rasgos físicos que se han visto obligadas a explicar o intentar “arreglar” a pesar de que son procesos naturales.