Galilea Montijo antes de encontrar el amor: "Yo pensé que no me iba a casar”

facebook

twitter

whatsapp

Email

La conductora del HOY compartió cómo fue su historia de amor con su esposo, Fernando Reyna, con quien lleva casi 9 años de casada.

En agosto de este año, Galilea Montijo y su esposo, Fernando Reyna, cumplirán 9 años de casados, pero antes de que se conocieran y formaran una familia, la conductora llegó a pensar que eso nunca pasaría.

La conductora del programa Hoy compartió con sus compañeros y con el público, su historia de amor. Ella relata que en algún momento pasó por su mente que no llegaría al altar y que no cumpliría su sueño de ser mamá.

“Si llegó un momento en mi vida en que yo pensé que no me iba a casar”, contó Galilea , "a mi si me daba miedo que pasaran los años, pero no por no encontrar una persona, sino por qué siempre tuve la idea de querer ser mamá, entonces yo sentía que mi reloj biológico estaba pasando y que yo no encontraba una persona con la cual quisiera tener un hijo".

Aunque eso pasaba por su mente, la vida le tenía preparada una sorpresa y, sin buscarlo, conoció a Fernando Reyna durante un viaje de trabajo que realizó a Acapulco.

"Estaba trabajando yo en todo el estado de Guerrero y dije ‘ese muchacho tan guapo, con esa cana al frente’, y la verdad es que el primer día que llegué a Acapulco y que lo veo dije ‘Ay qué flojera, qué flojera me da, porque yo suelo ser muy antisocial", relató Montijo, "a la segunda semana que lo vi, me divertí muchísimo, me reía mucho con él. Llego yo y les digo a mis amigas ‘No saben que chavo tan padre conocí en Acapulco, una de ustedes debería casarse con él’”.

Aunque ya había tenido sus primeros acercamientos y una amistad había comenzado, Fernando le escribió para contarle que estaba próximo a casarse con otra persona.

"Pero de repente él me dice ‘es que me voy a casar, es alguien como del medio’; cuando me dijo quién era, yo dije: ‘Pobre chavo’”, dijo la conductora.

Al poco tiempo, con el pretexto de desearle un feliz año nuevo, él le escribió y le contó que había terminado su compromiso con su expareja y, ella le respondió que ella también le había puesto fin a la relación que tenía en aquel momento.

"Yo andaba medio mal (con mi novio), ya en las últimas. Pasaron lo meses, trabajamos padrísimo, dejamos de vernos unos dos meses. Pasa Navidad y me dice ‘oye feliz Año Nuevo. No más para contarte que me arrepentí, me eché para atrás y no me voy a casar’. Le digo ‘Pues ¿qué crees? yo también me acabo de arrepentir’. Me dice: ‘No sabes qué gusto me da oír eso’, en ese momento yo sentí un dolor en el estómago”, expresó Galilea.

Tras darse cuenta que sentían algo el uno por el otro, decidieron iniciar una relación y posteriormente se casaron en agosto del 2011. En marzo del 2012, le dio la bienvenida a su primer hijo en común, Mateo.