La Chilindrina se vendaba los senos para su personaje y revela que le ocasionó tumores

facebook

twitter

whatsapp

Email

María Antonieta de las Nieves contó que esa decisión que tomó para hacer su papel en ‘El Chavo del 8’ casi la lleva a perder uno de sus senos

Uno de los programas más exitosos de la televisión mexicana fue, sin duda, ‘El Chavo del 8’. Cada uno de sus personajes ha quedado en la memoria del público, entre ellos, el que realizó María Antonieta de las Nieves, la Chilindrina.

La actriz ya era una adulta cuando interpretaba a una niña y, para que hacerlo, tomó una decisión que la llevó a tener serios problemas de salud.

En entrevista con Yordi Rosado, la Chilindrina contó que durante 50 años se vendó los senos para interpretar su papel, sin saber que le ocasionarían tumores.

Para verme niña me las apachurraba, me las vendaba y decían ‘Ay, qué profesional es María Antonieta, mírala, qué niña se ve’. Pues cómo no, si me estaba ahogando, imagínate las primeras veces que lo usé yo dije ‘a ver hasta dónde aguanto’, pues aguanté 50 años”, contó la artista.

Al principio no tuvo problemas de hacerlo, pero con el paso de los años y tras haber dado a luz a su hijo, se dio cuenta que vendarse el pecho le provocaron daños en su salud.

“50 años con el busto apretado, ¿qué paso? que me casé, tuve a mi hijo, se me hicieron unos tumores en los senos horrendos, que no podía alimentar a mi bebé porque no salía la leche”, recordó.

La situación se complicó cuando decidieron operarla para retirarle los tumores y le vino una infección que casi la lleva a perder un seno.

“Fue mucho más complicado porque entonces toda me inflé y a sacar los tumores y a sacar las grasas y a sacar todo y me puse realmente grave, me vino una infección generalizada, casi pierdo un seno”, contó.

Tras esa intervención, decidieron poner unas prótesis las cuales a María Antonieta le parecieron que eran muy grandes. Finalmente se las quitó porque creyeron que tenía cáncer, pero, tras una serie de estudios se dieron cuenta que los tumores no eran malignos.