Laura Flores revela cómo fue cuando se le pasó la mano con el bótox

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz confesó que parecía Maléfica y hasta tuvo que depilarse la ceja para equilibrar su aspecto

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Hace unas cuantas semanas, Laura Flores causó polémica al mostrar los cuadritos de los bíceps extrañamente marcados. Muchos le señalaron que estaba operada y ella decidió no responder más que con humor y pedir que la gente no sea envidiosa.

Ahora, después de aquel episodio, la también cantante confesó en Netas Divinas que tuvo experiencias fallidas al hacerse varios tratamientos estéticos y que incluso con uno pensó que “parecía Maléfica”.

Laura recordó que en una ocasión fue con un médico para que le aplicaran bótox, pero a éste se le “pasó la mano”, pues asegura que no obtuvo los resultados que esperaba, ya que estos “exageraban sus expresiones faciales”.

“Una vez se me pasó la mano con el bótox, parecía Maléfica, la ceja se me fue para arriba y yo en novela, me tuve que depilar toda la ceja y maquillarla abajo”, confesó con humor.

Y eso no fue todo, también dio que antes, después de sus dos partos, se sometió a una lipectomía luego de su divorcio, “por despecho y por sus inseguridades”.

“Cuando me estoy divorciando, me lastima el orgullo y salgo corriendo con el doctor para pedirle que me dejara una panza de “chavita”, y me dejó una cicatriz que no tenía y más grande que una cesárea. Yo quedé muy contenta y emocionalmente me sentí muy satisfecha, pero reconozco que todo veía motivado por un rollo emocional, pero también hay que trabajar otras cosas”, dijo, por lo que es evidente que el rollo de los cuadritos del abdomen también hayan implicado una exageración en su momento.

Por lo pronto, la artista de 57 años está sana y sin problemas estéticos.