Ver video

Maky Soler cuenta por qué sigue llevando el apellido de su exesposo Juan Soler

facebook

twitter

whatsapp

Email

Después de mucho preguntárselo, la actriz reveló la verdadera razón de esta decisión

En diciembre del 2003, Maky y Juan Soler se casaron muy enamorados. Para 2007, ya tenían a sus dos hijas, Mía y Azul. Luego, a finales de 2018, tras 16 años de relación y 10 de matrimonio, lanzaron un comunicado en el que anunciaron su separación de mutuo acuerdo.

“Por medio del presente comunicado queremos compartirles la decisión tomada como pareja de mutuo acuerdo, muy meditada, desde el cariño y respeto que nos tenemos de PONER UNA PAUSA EN nuestro matrimonio. SEPARARNOS Y DARNOS UN TIEMPO", decía el comunicado.

Aunque al principio de la ruptura ambos guardaron silencio sobre los motivos de la separación, en 2019, en una entrevista con Juan José Origel para el programa Intrusos, Juan dio su versión sobre la separación de la madre de sus hijas.

"La gente dice, ¡no, sí, por los hijos’, y uno se va con esa finta y te olvidas de la pareja. Yo creo que la distancia, los hijos en medio, dedicarse tanto, tanto a los hijos, empiezas a descuidar a la pareja sin darte cuenta por qué viven juntos, viajas, vas y vienes, pero te das cuenta de que no empiezas a aterrizar tus sueños", contó Soler, quien además remató que el punto de quiebre definitivo fue que Maky no quiso vivir en México y cada vez se fue volviendo más difícil la distancia, “de momento digo estoy viviendo solo como un perro en México, y yo creo que esto ya no tiene una forma de que yo sea feliz, yendo cada 15 días a visitar a mis hijas".

Aún después de todo este tiempo, y de saber que la relación no terminó tan bien como dijeron al principio, las preguntas a Maky de por qué sigue llevando el apellido de su exmarido han sido tan constantes que por fin se decidió a responder:

“Uso el apellido Soler porque al tener mi cuenta verificada en Instagram no me deja cambiar el nombre de usuario tan fácilmente. Las oficinas (de Instagram) están cerradas, yo no soy buena con la tecnología y la verdad que no me molesta”.

Lo que sí dejó muy claro es que en cuanto sepa cómo hacerlo y pueda, cambiará su apellido en redes para tener una vida más tranquila y sin especulaciones.