Ver video

¡No entiende! Luisito Comunica ahora sube foto de su novia con el mezcal de las nalguitas

facebook

twitter

whatsapp

Email

Antes de llamar 'generación de cristal' a los que lo reprueban, aquí te decimos por qué esta nueva foto no resuelve el problema

Que hablen bien o mal, lo importante es que hablen de mí”, dijo Salvador Dalí. Y tal parece que Luisito Comunica lo está llevando al límite.

Y antes de que digas: 'wey, ya', es importante reflexionar que el tema es relevante porque el poder de convocatoria del youtuber no es poca cosa, y su nivel de influencia en niños, jóvenes y cierto mercado de las redes sociales imponen tendencia.

No hace falta ser muy perspicaz para saber que a Luisito le gusta la atención, no importa cuál sea el motivo. Y ahora, a tan solo un día de estar en medio de oootra polémica por publicar unas fotos en las que se le ve paseando por África sin cubrebocas en medio de la pandemia mundial por Covid-19, hoy vuelve a la carga con una nueva vieja ocurrencia.

A Luisito se le ocurrió revivir la polémica foto por la que se le criticó hace semanas en la que se le veía sosteniendo un mezcal llamado “Tus nalguitas serán mías”, con el trasero de Ary Tenorio, su novia, de fondo.

Como te contamos en esa ocasión , aquella foto es problemática por varias razones, pero principalmente porque pone a su novia como un accesorio y no como una persona. Y más importante todavía, porque la imagen tira por la borda el concepto de consentimiento, promoviendo un comportamiento reprobable y común como lo es el abuso sexual justificado con el abuso de alcohol.

Es decir, con ese mensaje, Luisito y Ary Tenorio hacen eco a la idea de que quien beba el mezcal, tiene derecho a la posesión sobre otros cuerpos (nalguitas) aún sin consentimiento.

Pero parece que, a pesar de los argumentos contra su publicación, Luisito no entiende ni le interesa entender. Es más, le importa poco, pues incluso en su momento escribió una disculpa en la que reconoció que dicha fotografía fue inapropiada y que se daba cuenta de la cultura que “normaliza ‘bromas’ que jamás debieron ser graciosas”.

Ahora el influencer quiso pasarse de listo y publicó la misma foto pero con los papeles invertidos, es decir: él como las nalguitas y Ary como la poseedora del mezcal que hará que al paso de unos tragos sean de ella.

¿Buena jugada o torpeza?
Parecería que la nueva foto plantea una nueva discusión. Pero en realidad no es así, pues temas como el abuso sexual y la cultura de la violación no son broma ni tan simples como invertir los papeles de hombres y mujeres en el sistema social patriarcal.

Así que no hay espacio para decir, como cualquier Tomás: “si fueran ellas quienes agreden, nadie dice nada”. Porque la búsqueda de igualdad de derechos no se trata de perpetuar los mismos comportamientos, ni de replicar los espacios de interacción llenos de violencia y cosificación sexual.

Más fácil: con peras y manzanas: No importa si eres hombre o mujer, el acoso y la cultura de la violación está mal. El consentimiento no depende de los genitales de nadie ni de cuánto alcohol tenga en su sistema. No es no.