Vía @paulstanley

Paul Stanley revela la dura crisis financiera que atraviesa su restaurante por la pandemia

facebook

twitter

whatsapp

Email

"No rinde el dinero"; el empresario admite que ha sido complicado sacar a flote su negocio, Spiritello

La crisis económica por la situación de pandemia que atraviesa el mundo, ha orillado a que muchos trabajadores y líderes de pequeñas y medianas empresas caminen en la cuerda floja e intenten su mayor esfuerzo para no terminar en el bancarrota.

En el ámbito de la farándula, algunas celebridades han tenido que equilibrar su trabajo frente a las cámaras junto a proyectos que les ayudan a generar nuevos ingresos.

Para quienes ya eran emprendedores desde antes de que la pandemia por coronavirus explotara, sostener sus negocios se ha vuelto más que un reto.

Tal es el caso de Paul Stanley , quien a través de una entrevista con el programa "Hoy" reveló que, como restaurantero, la detención de actividades y los cambios de semáforo en la Ciudad de México ha generado un gran impacto en las finanzas de su negocio, Spiritello.

El presentador compartió para el programa matutino que, una vez que la CDMX cambie de color en su semáforo y el gobierno permita un mayor aforo de comensales, tomará acciones para atraer al público e incrementar ventas, pues con la venta limitada no se da abasto.

"Abrieron el 30% (de capacidad en restaurantes), pero la verdad es que no rinde: son rentas, seguro social, meseros, cocineros, y que está en las manos de todos y no rinde el dinero... Son muchos gastos y la ayuda que se iba a dar, pues no es para todos", confesó.

Raúl Ariza señaló con tristeza que, en el caso de Paul Stanley, como en el de muchos más micro empresarios que mantienen sus negocios en regla y pagan impuestos, son quienes deben limitarse y cerrar, mientras que muchos otros operan libremente sin regulación.

El hijo de Paco Stanley reveló que no ha sido fácil, tanto para su equipo administrativo como para cocineros y camareros quienes trabajan en equipo y buscan la mejor estrategia para evitar pérdidas.

Paul no es el único que atraviesa por una situación similar, pues apenas en la primera quincena de enero, "Disfraces de peli", famosa cadena de venta y renta de disfraces, propiedad de las cantantes de OV7, Mariana Ochoa y Erika Zaba, anunció que está a punto de cerrar tres sucursales de su tienda, por lo que ha puesto en remate una gran cantidad de mercancía.