Ver video

¡Nadie se dio cuenta!: Gomita revela cómo y por qué se quitó los implantes de glúteo

facebook

twitter

whatsapp

Email

La presentadora se sinceró sobre el alivio que hoy siente al ya no tenerlos, a pesar de que los deseó mucho

Aracely Ordaz, mejor conocida como Gomita, ha dado mucho de qué hablar desde que anunció que se había quitado los implantes de glúteo hace poco más de un mes. Desde entonces no ha dejado de dar detalles de cómo fue ese proceso.

Sin embargo, poco había hablado de su trabajo mental e interno para tomar la decisión, y justo ahora se sinceró sobre cómo y por qué tomó la dura decisión, pues para ella siempre había sido un deseo tener el trasero grande.

En entrevista con Gustavo Adolfo Infante , Gomita contó que todo comenzó cuando quería hacer ejercicio al inicio de la cuarentena y se dio cuenta de que no podía. “A la hora de hacer abdominales y acostarme por completo, me estorbaban los implantes”. Y así fue cómo empezó el proceso.

Al paso de los días, se convenció de que de verdad le estorbaban y le dolían mucho, así que el 30 de abril decidió dar el paso de antes, así que antes fue con un psicólogo para canalizar todas sus dudas y complejos. “Ellos (los psicólogos) te dicen cómo empezaste, cuánto vales y por qué tienes el nombre, te quitan todos esos tapujos de la familia; te das cuenta de que eres tú por tu talento y tu trabajo”.

Gomita aclaró que toma terapia desde que salió del programa de Sabadazo, pues en ese momento sufrió mucho bullying: “si no hubiera ido a terapia, jamás habría salido adelante”.

Justo sobre el acoso y el odio en redes, Gomita dijo que algo muy curioso que le pasó es que semanas después de que se había quitado los implantes, la gente la seguía atacando y le decían que tenía “el trasero caído, picudo y gordo”. Ahí fue que entendió que nadie se había dado cuenta de su realidad porque tenían un prejuicio sobre ella.

Sobre los implantes, dice que ahora los tiene en su casa y que sí son los de ella aunque la gente no le crea, pues no es fácil adquirir este material, pues los implantes tienen certificado. Ante la pregunta que cuánto le costaron, dijo que no recordaba si 150 mil o 250 mil, eso sin contar la hospitalización y recuperación.

Sobre la cirugía para quitarse los implantes, reveló que es igual de doloroso y costoso, pero que se siente mucho mejor, además de que está ayudándose con dieta y ejercicio.