Scarlett Johansson se dejó ver como nunca con su look de los Óscar 2020 y hay que celebrarlo

facebook

twitter

whatsapp

Email

Con celulitis a la vista y presumiendo con orgullo sus tatuajes, así se despidió la actriz del “glamour” convencional de las alfombras rojas

No hay lugar a dudas de que Scarlett Johansson fue una de las protagonistas durante la noche de la entrega de los Óscar 2020. La actriz doblemente nominada, Mejor Actriz por Historia de un Matrimonio (2019), y Mejor Actriz de Reparto por Jojo Rabbit (2019), la estadounidense de 38 años llegó a la alfombra de la gala desbordando felicidad y emoción.

Algo muy especial en el look de red carpet de Johanson demostró que, a sus 35 años de edad, y con una carrera envidiable de más de 26 años, el estereotipo del glamour conservador en Hollywood está más que obsoleto para la actriz.

Mientras que Johansson destacaba como una de las celebridades más esperadas en la alfombra roja, al momento de pisar esta dejó boquiabierto a más de uno, y esto no solo por lo “casual” en el diseño, considerando que era una de las grandes nominadas de la noche, sino además por el orgullo con el que Scarlett presumió eso que muchas mujeres conocemos y ocultamos: la celulitis. Esto y una gran variedad de increíbles tatuajes.

De la mano de su prometido, el comediante Colin Jost , la actriz y cantante llegó luciendo un vestido clásico en color plata, diseñado por Oscar de la Renta, mismo que, al ser entallado la zona de su derrier, dejó ver un poco la celulitis de la artista. Y aunque mientras otras divas del cine no dejarían que esto se notara en su cuerpo, y probablemente entrarían en una faja o fondo antes que lucir su celulitis, la actriz demostró no molestarse ni en prestarle atención a “corregir” el detalle.

Y por si creíamos que no podía verse más cool, Scarlett se dio la vuelta y enseñó a los verdaderos protagonistas de su look: ¡sus tatuajes! Además del dibujo de un atardecer en su antebrazo, así como un brazalete en la muñeca y un corazón en el tobillo, Johansson tiene en la espalda una guirnalda de rosas y el dibujo de un cordero.

Para su segundo look de la noche, y confiando una vez más en la firma de Oscar de la Renta, la actriz de Lost in Translation (2008) deslumbró con una segunda versión del vestido plateado, pero esta vez en color oro champange.

En este segundo outfit, con el que la actriz arribó a la afterparty de Vanity Fair, poseía un corte que al costado dejó ver uno de los tatuajes que Scarlett muy rara vez deja ver.

Se trata de una gran águila en la zona de las costillas y por debajo del seno derecho de la artista. El diseño del vestido, que fue decorado en el escote con accesorios metálicos y pedrería, terminó de complementar y equilibrar el corte del lado con una manga “sin hombros” por el lado izquierdo.

Mientras que Johanson se fue con las manos vacías, luego de que Laura Dern (Historia de un Matrimonio, 2019) y Rénee Zellweger (Judy, 2019) se llevaran las estatuillas por Mejor Actriz de Reparto y Mejor Actriz, respectivamente, la estadounidense llevó a casa el amor de miles de usuarios en Internet que volvieron tendencia su nombre, luego de que ambos looks se hicieran virales el domingo por la noche.