Yordi Rosado: así se divorció y volvió a casar con la misma persona

facebook

twitter

whatsapp

Email

El conductor por fin contó cómo fue su proceso amoroso con Rebeca Rodríguez.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Aunque Yordi Rosado se ha convertido en uno de los entrevistadores que más secretos consigue de sus entrevistados, él ha procurado mantener su vida privada muy privada. Sin embargo, hay un tema con el que ha sido abierto: la relación amorosa que mantuvo con Rebeca Rodríguez, quien fue su esposa dos veces y es madre de sus tres hijos.

Y sí, así como se lee, Yordi tiene una historia curiosa con Rebeca, pues después de un divorcio, ambos volvieron y hasta decidieron volver a casarse. Pero aunque eso es del dominio público, nunca antes había contado a detalle los motivos por los que en su momento ambos tomaron la decisión de ir y venir.

Como es costumbre en Miembros Al Aire, los conductores suelen hablar sin tapujos de sus sentimientos, problemas o anécdotas, y esta no fue la excepción para Yordi, quien habló de manera definitiva sobre ese episodio de su vida con su ex.

Todo surgió con la pregunta de “¿Cuánto sería un tiempo normal para divorciarse tanto legal como emocionalmente?" A lo que él respondió: “Yo me divorcié legalmente a los tres meses de que nos separamos y creo que podía haber esperado más”, refiriéndose a la primera vez que se divorció de Rebeca.

Más tarde, el conductor explicó que esa segunda vuelta duró ocho años, casi nueve, en los que aprendió mucho, y que no tardó en entender que se trataba de algo definitivo pues supo, junto con su entonces esposa, que las cosas ya no funcionaban y ambos estaban llenos de oportunidades de seguir adelante. La segunda y definitiva separación se dio en 2019, después de que ambos decidieron cerrar su relación en un viaje familiar por Alaska.

Finalmente, después de explicar que en algunos aspectos “él lo hizo mal” con ciertos procesos de su primer divorcio, más tarde aprendió a lidiar mejor con la situación y sobre todo a no actuar de manera impulsiva en situaciones que pudieran lastimar a Rebeca, con quien estuvo 18 años muy felices.