INSTAGRAM

Natalia Téllez admite que ha aprendido a tomar con humor la muerte de su madre

facebook

twitter

whatsapp

Email

Cuando la conductora tenía 15 años, su mam´á murió y aunque le duele su partida, en ocasiones bromea sobre eso para no tomar el papel de "víctima"

En varias ocasiones, Natalia Téllez ha abierto su corazón para hablar de la muerte de su madre cuando ella era una adolescente.

Han pasado ya varios años de esa terrible pérdida y la conductora de Netas Divinas contó que ha preferido tomar con humor lo que vivió en lugar de ponerse en el lugar de "víctima" por no tenerla.

"Como todo en la vida, hay dos maneras de verlo, te puedes victimizar o puedes tomarlo con humor y sirve mucho también terapéuticamente, creo que vas con un tanatólogo y hablas tu rollo para trabajarlo y también puedes usar el humor justamente para no caer en ese lugar de víctima que no sirve", comentó la también actriz.

Admitió que con sus parejas ha bromeado con esa situación y les ha hecho comentarios sobre lo "afortunados" que son por no tener suegra.

"Yo hago muchas bromas de eso de, ‘tan siquiera no te tienes que preocupar que va a decir tu suegra’ y a los novios de ‘tan siquiera no tienes que pasar por ese amargo trago’ y la gente se siente muy mal", confesó.

Pese a que no está físicamente con ella, la ha tenido cerca a través de una fotografía que su papá le llevó a su casa, en la que sale abrazada de su madre cuando era muy pequeña.

“Este retratito que me trajo mi papá lo he tenido a lado de mi cama y es lindo porque es como una foto donde me está abrazando, no tengo tantísimas fotos donde este yo con mi mamá abrazadas, entonces fue un gran regalo que me hizo mi papa, se lo agradezco mucho”, contó Natalia.

La imagen la mostró y rápidamente sus compañeras, Daniela Magun y Consuelo Duval, aseguraron que son "igualitas", algo que Natalia tomó como un lindo gesto.

En episodios anteriores, ha mencionado que su mamá falleció de cáncer y que su ausencia provocó que ella sintiera mucho enojo hacia su progenitora.

Pero gracias al apoyo de su hermana mayor, Artemisa, y la terapia que tomó, pudo sanar y aprender de ese episodio de su vida.

“Yo decía ‘no tengo mamá’ y una psicóloga me corrigió y me dijo: perder a tu mamá no significa que no la tienes, porque una madre es una identidad personal".