Getty Images

Esta es la joya que fue de Lady Di y terminó en manos de Camilla Parker

facebook

twitter

whatsapp

Email

La historia detrás del collar de esmeralda que recibió la Princesa Diana de Gales el día de su boda

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

A sus 24 años de haber fallecido, Lady Di continúa vigente en el corazón de sus fanáticos y aquellos que en la década de los 90 la nombraron La Princesa del Pueblo. Diana de Gales se ganó el corazón de más de uno y por eso no es sorpresa que a pesar de su esfuerzos, Camilla Parker continúa siendo comparada con la ex del Príncipe Carlos.

Aquel triángulo amoroso que dividió al mundo parece mantener aquella rivalidad vigente pues luego de que finalmente en el 2005 Carlos se casara con Camilla, la nueva esposa del heredero al trono comenzó a ser vista con joyas que no solo son herencia de la familia real, sino que alguna vez fueron pertenencias de la propia Lady Di.

La Corona suele herederar piezas de joyería que han pasado de generación en generación, sin embargo, existe una en especial que, tal parece, los fans de la Princesa Diana aún no perdonan que hayan terminado en manos de Parker. Se trata de un collar de esmeralda conocido como el broche Prince Of Wales Feathers, especiales por las tres plumas de diamantes que figuran al centro, símbolo del heredero al trono.

Este broche, que originalmente fue un collar, fue un regalo a la Princesa Alexandra cuando se casó con el Rey Eduardo VII en 1963. Tiene una figura de óvalo con 18 diamantes y diminutas esmeraldas que rodean a las plumas del príncipe, además de lucir el lema del futuro Rey de Inglaterra, Ich Dien, que significa: "Yo Sirvo".

La entonces joven Diana Spencer recibió esta joya como un regalo de la reina Madre, cuando se comprometió en 1981 con el Príncipe Carlos. Aquella elegante pieza de joyería en forma de gota y color verde esmeralda fue uno de los accesorios predilectos por Lady Di y el cual lució en repetidas ocasiones para eventos de gala.

Tras la desilusión de un matrimonio tóxico y el secreto a voces de las infidelidades del Príncipe Carlos a Diana con Camilla Parker, el divorcio entre el heredero y la Princesa de Gales se volvió oficial en 1996. Para terminar su relación por completo con la familia real, Lady Di regresó todas sus joyas a la corona, posiblemente sin saber que años más tarde, su preciado collar terminaría en manos la segunda esposa de Carlos.

La Reina Isabel guardó la prenda durante más de 10 años, sin embargo, tras la boda de su hijo con Parker, ahora Duquesa de Cronwall, la joya pasó a manos de su nueva nuera, quien la suele usar únicamente como broche.